Blogia

Blog de Mario Ortega

Mi nuevo Blog

TENGO UN NUEVO BLOG

www.marioortega.org

 

MarioBlog

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

André Gorz, 1993

André Gorz, 1993

"De los partidos tradicionales de izquierda, programados estructuralmente sobre la razón de Estado, sobre la administración del sistema y sobre la caza de votos, no puede esperarse la renovación sustancial que hoy se necesita. La fundación de una nueva izquierda europea, común y pluralista, democrática y radical, estará precedida, como toda refundación política del pasado, por docenas de asociaciones, clubes políticos y societés de pensées que por doquier en europa son conscientes de la crisis de los partidos tradicionales y de la manera tradicional de hacer política."

En 2011 vino el 15M en España, e incluso esta premonición de André Gorz se quedó corta.

Equo, semejanza y similitud con el nacimiento de Die Grünen

Equo, semejanza y similitud con el nacimiento de Die Grünen

Veo en el momento del nacimiento de equo una semejanza y una similitud con el contexto en que Los Verdes alemanes (Die Grünen) irrumpen en el Bundestag en 1983.

Semejanza. En la Alemania anterior a la reunificación del 89/90 no existía el Partido Comunista. Sí existía desde los años 60 un fuerte movimiento social ecologista fundamentado en la lucha antinuclear y el pacifismo.

En el contexto actual español el PCE, enmascarado tras las siglas IU, ha tomado una deriva decadente que puede conducirlo a desaparecer de las instituciones en un par de ciclos electorales. La prueba evidente es que es incapaz de recoger el tremendo descontento social debido a las políticas económicas y fiscales de la socialdemocracia.

En todo el Estado español existe en la actualidad un fuerte movimiento social (Democracia Real Ya y 15M) que no se identifica con el actual modelo de democracia lleno de déficit. El PCE (IU), cuando ha intentado inmiscuirse en el mismo ha sido despachado sin contemplaciones. En las últimas elecciones tampoco recogieron la tremenda caída del PSOE, e incluso en la Comunidad Valenciana y Baleares, dos fuerzas políticas verdes han logrado situarse por encima e introducir representantes en sus respectivos parlamentos autonómicos.

En absoluto quiero decir con esto que eQuo compita en espacio electoral con IU. Equo supone un punto de ruptura ideológica radical con las utopías surgidas en el siglo XIX.

Similitud. Die Grünen se funda en 1980 sobre la base de un amplio movimiento social de base, muchas de cuyas personas se integran en el partido en el momento de su fundación. En la Alemania de 1980 un porcentaje no despreciable de electores no se identificaba con los partidos tradicionales surgidos tras la segunda guerra mundial.

En las asambleas constituyentes de eQuo se reúnen personas, y no pocas, procedentes del mundo político verde junto con muchas más que han estado participando o que ven con simpatía la crítica radical a la actual dependencia de nuestra democracia de decisiones que se escapan al control de la ciudadanía.

Equo no se ha inmiscuido en el fuerte movimiento social, que ha sido capaz de convocar manifestaciones masivas sin ayuda de siglas políticas o sindicales. Sin embargo, ha resultado que en sus asambleas de constitución aparece mucha gente que busca construir una alternativa política desde la base, sobre las premisas de la ecología y la equidad, y que ha participado activamente en las asambleas del 15M y en las manifestaciones convocadas por DRY.

Añado una dificultad. Die Grüen con el 5,6% de los votos logra 27 diputados en 1983. Eso aquí es imposible, por la propia configuración territorial de España, el eje añadido del debate nacionalista, y la ley electoral vigente. Va a ser muy difícil, pero alcanzar entre 3 y 5 diputados sería un éxito rotundo y un punto de partida inmejorable para hacer de eQuo la  fuerza política verde relevante que queremos.

Dos chistes a propósito del rescate griego

Dos chistes a propósito del rescate griego

Con todo el run run de la deuda y el rescate griego, se me vienen a la cabeza de modo persitente dos viejos chistes.

El primero. Uno que va por una carretera a toda pastilla con un antiguo "sesicientos" y a la primera de cambio el coche empieza a arder. Las llamas se contagian al interior y el tipo sale envuelto en ellas pidiendo auxilio. En eso que pasa por allí un mecánico en su "mil quinientos". Se baja solidario, se quita el mono y comienza a apagar al bonzo involuntario a base de mantazos de mono.

El inciendiado gritaba: ¡ay, ay, ay!, ¡déjame que me queme, déjame que me queme! Pero, bueno, ¿por qué?, le pregunta el mecánico. Y responde, ¡Déjame que me queme o saca la llave inglesa del bolsillo del mono!

Rescate es una palabrita engañosa para definir lo que hace la banca con los países en quiebra económica por su elevado déficit público. Recordemos que este déficit ha sido creado por la misma banca alimentando las burbujas especulativas.

Los señores de las finanzas, utilizando el mecanismo interpuesto de las agencias de calificación (entidades privadas que están en sus manos), deciden que no prestan dinero a un pais (adquiriendo su deuda pública) si en este no se aplican políticas de contencíón del déficit público que carguen la factura sobre los currantes, las inversiones en sanidad y educación; si no se aplican políticas restrictivas de derechos laborales, aumento en la edad de jubilación, pensiones y salarios miserables; si no se privatizan los servicios públicos. Por destacar solo una parte del pack de las políticas ultraliberales.

Viene esto a cuento del llamado rescate griego. El dinero con el que la banca privada va a rescatar a Grecia, con un interés del 4,68%, procede el Banco Central Europeo, que lo presta a su vez a la banca privada (fundamentalmente alemana, francesa y británica) a un interés del 1,25%. Si el dinero que necesita Grecia se lo prestará directamente el BCE, mediante una decisión política de los ministros del ecofin,  a un interés, por ejemplo, del 0,5%, los griegos no estarían en la calle entre protestas y algaradas. La diferencia no es una tonteria, supone que los intereses que paga Grecia por su deuda externa pasasen de ser un 29% de su PIB a una cantidad un orden de magnitud inferior (pongamos un 2,9%). Si yo fuese griego gritaría: ¡no nos rescatéis por favor, sacad la llave inglesa de mono!

El segundo. Un vecino le debía dinero a otro, el deudor en el primer piso y el acreedor en el cuarto. No dormía el de abajo, pasaba las noches dando vueltas con la angustia de que no podía pagar la deuda, vuelta pa´cá, vuelta pa´llá. Un día no puede más. A las 3 de la madrugada, se asoma por la ventana y grita: ¡veciiinoooooooo! El vecino asustado da un repullo y se asoma por la ventana, ¡Queeeeeé! Y el de abajo le dice: ¡que no te voy a pagaaaaaar!

Tras anular unilateralmente su deuda, se vuelve a la cama y su pareja le pregunta: ¿bueno, y qué has ganado con eso? Y le dice: que ahora el que no duerme es él.

No estaría mal que alguien rompiera la dinámica sucicida que pretende acabar con los estados del bienestar. Finlandia lo ha hecho en referendum, claro que allí sólo hay 300.000 habitantes. Que tal si España dijera: ¡que no os vamos a pagaaaaaaaar!

Ágora en Ándalucía

Ágora en Ándalucía

 

Una conversación con una amiga me ha recordado este texto que tiene casi dos años. Lo traigo aquí. Me parece que tiene un estilo parecido al de "El mecanismo del botijo", que ha sido uno de los que más ha gustado.

--------------------------

Amanecía. Arrebujado con otros de su especie sobre un suelo de vegetales tiernos, notó en la espalda un aire fresco que le traía un clamor de naturaleza indómita. La luz crujía anaranjada sobre las piedras de la entrada de la cueva. Al erguirse y ver dormidos al resto del clan, se sintió identificado con ellos. Ya afuera, el primer desperezo le trajo el hambre. Calmaron la necesidad unas bayas ásperas y dulces recolectadas con urgencia en los arbustos de la suave pendiente. Pausados y cautos, el resto de congéneres salían del refugio. Cruzaban miradas, gestos y gruñidos.

Abajo, el río se recostaba en el solaz del valle. En la laguna, reflejos de sol trazaban caminos de agua dulce. Más tarde, tras preparar con toda intención unas piedras afiladas, descendió con la horda hasta el remanso. En la orilla, acuclillado, consciente de su imagen en el agua, sus manos como un cuenco le dieron de beber. El cabrilleo del lago en el medio día solar le indujo a levantar la cabeza hasta el horizonte para mirarlo en su plenitud. La contemplación le provocó una sensación armoniosa de sosiego. El homínido, inconsciente de cualquier rasgo de humanidad, sintió el deseo de contener la belleza. Curioso, miró al cielo. Durante un brevísimo instante la redondez brillante del disco solar multiplicó su sensación placentera. Entonces, una luz cegadora se apoderó de su retina nublándole la vista por algunos segundos. Su espíritu tembló con un temor desconocido.

Muchos, muchísimos miles de años después, el calor solar convertido en viento movía las panémonas mesopotámicas, y las vestales encendían el fuego utilizando copas metálicas cónicas enfocadas al sol. En el siglo V a.d.c. Sócrates hablaba de lo que hoy es uno de los principios del bioclimatismo: la orientación preferente de las edificaciones y su relación con la trayectoria y ángulo de incidencia de los rayos solares. Unos dos siglos después, cuenta la leyenda que un sabio griego llamado Arquímedes ideó un ingenio bélico formado por espejos cóncavos que concentraban los rayos solares y, como un arpón inmaterial e incendiario, los lanzaba contra las naves romanas que asediaban Siracusa incendiándolas. Otros sabios, como Tolomeo o Hiparco, utilizaron los rayos para contribuir al desarrollo de la geometría y a la invención de la trigonometría en las regiones del Nilo. Eratóstenes, en el III a.d.c., curioso y observador, mirando la longitud de las sombras, el ángulo altura solar, y contando estadios entre Alejandría y Siena pronosticó la redondez de la tierra y calculó su diámetro con asombrosa precisión. Tal demostración de inteligencia del director de la biblioteca de Alejandría tuvo lugar dieciocho siglos antes de que Galileo se retractara de una científica, pero irreverente, aseveración: que la tierra era redonda y giraba en torno al sol. Ya en el 1600, la luz cegadora había quemado a Giordano Bruno en una pira romana.

Este fin de semana he visto Ágora, la última película de Amenábar. Una recuperación  cinematográfica del cine grandioso, recuerda a Cecil B. de Mille y a la Guerra de las Galaxias. Sí, puedo hacer alguna crítica, pero no la haré porque me parece débil frente a los grandes mensajes que trasmite. Me alegra que esté siendo vista por millones de personas. La Ciencia frente a las religiones, la necesaria separación iglesia estado, la duda frente a la creencia, la filosofía frente al oscurantismo. Todo representado por la mujer Hipatia.

Una escena me pareció conmovedora. Hipatia persigue el conocimiento, ¿nos engañan los sentidos?, ¿qué y cómo se mueve?, ¿la tierra, el sol, los astros? La elipse lo explica, ella lo descubre y justo un segundo después se pregunta si tal vez no esté equivocada. Eso es la ciencia: el reino de la duda. Mil doscientos años después Kepler le da forma matemática al movimiento de los planetas entorno al sol. La predicción de Hipatia.

Andalucía debería tomarse en serio la única salida viable y autónoma a la crisis energética y climática que vivimos, aumentando el uso de las renovables, la eficiencia energética y promoviendo la investigación técnica y científica en este campo. El fruto de la ciencia de los siglos XVI al XX, desde el horno solar de Lavoisier, hasta la invención del las células fotovoltaicas, las células de combustible, y las aplicaciones de las leyes de la óptica, la termodinámica, la dinámica de fluidos, y del vasto conocimiento químico y bioquímico a los nuevos ingenios solares impedirá una nueva ceguera, mas turbadora y menos momentánea, que la de nuestro ancestral antepasado. El camino recorrido habrá merecido la pena. Hipatia no debe sufrir un nuevo sacrificio.

Somos eQuo Granada

Somos eQuo Granada

El miércoles 29 a las 19:30 se constituyó la Asamblea Provincial de Equo en Granada. Al acta de constitución se acompañan el manifiesto fundacional "Es el momento" y el manifiesto "Suma y sigue" firmado el 4 de junio. Junto con la declaración que se ve a continuación, son nuestra declaración de principios.

Somos eQuo Granada

"Vivimos inmersos en un modelo económico y social que está ocasionando grandes problemas de desigualdades entre países y personas y agotando los recursos del planeta. Una realidad que ha generado una crisis que no es tan solo financiera, sino una crisis global de un modelo productivo y de consumo claramente insostenible que debe cambiar. Y ES EL MOMENTO de hacerlo."

Las personas que nos reunimos hoy en Granada, en la Asociación de Vecinal del Zaidín, hemos decidido participar en un nuevo movimiento político que se está configurando en todo el territorio estatal y muy rápidamente en Andalucía. Ese movimiento político se llama equo y tiene que ser diferente a los partidos políticos al uso. Lo vamos a hacer entre todas y todos. Queremos que sea radicalmente democrático.

Queremos construir equo en Granada y en todos los municipios de la provincia, queremos aportar nuestro compromiso con la ecología y la equidad social para cambiar las cosas desde la acción política. Es tiempo de política con mayúsculas, si dejamos la política en manos de los de siempre, en manos de los partidos tradicionales, la sociedad seguirá sufriendo, el medio ambiente seguirá siendo destruido, la democracia seguirá herida, y el modelo económico seguirá haciendo daño a las personas y destruyendo los vínculos sociales de solidaridad intergeneracional.

Nos preocupa el futuro, nos preocupa mucho, por eso nos ponemos manos a la obra, por eso estamos aquí. Somos quienes somos, pero queremos ser más. Somos equo Granada.

Porqué queremos hacer política

Analizando la situación social, económica, ambiental y política actual, hacemos un diagnóstico de los principales problemas. Sintetizando mucho, podemos afirmar que las desigualdades han aumentado de manera brutal, Andalucía, y Granada en particular, tiene graves problemas de desempleo, de tasa de paro juvenil, de precariedad laboral, de destrucción del patrimonio territorial, de afecciones medioambientales que dañan la salud, tales como la contaminación atmosférica o el ruido. También de déficit democráticos, de justicia redistributiva, de movilidad, de cultura, de respeto por la diversidad, de economía agraria.

Ante esta situación los poderes institucionales actuales insisten en las mismas políticas que nos han traído hasta aquí y, lo que es más graves, se han plegado al dictado de poderes financieros no elegidos democráticamente, aplicando reformas regresivas en derechos sociales, laborales y económicos.

Si siguen mandando ellos, los unos o los otros, nos tememos lo peor. Nos tememos que se producirán nuevos recortes. La sanidad y la educación pública, las políticas de vivienda, los salarios, las pensiones, la edad de jubilación, la prevención de la exclusión social y la violencia de género; la solidaridad social, la justicia, y, en general, todas las políticas públicas que son soporte de bienes colectivos, sufrirán fuertes recortes en inversiones.

Por eso queremos hacer política, para recuperar el valor de lo colectivo, contra el actual modelo depredador, productivista y consumista que no tiene en cuenta a las personas, su aspiración a la felicidad, a una vida digna y a una perspectiva vital de futuro. No nos resignamos a ser rehenes de los poderes fácticos económicos, de la banca, de los corruptos, de políticos que se han perpetuado en el poder y dirigen partidos que son meras maquinarias electorales, que mienten, callan o incumplen sistemáticamente sus programas electorales. Aspiramos a más y mejor democracia, aspiramos a una democracia real.

Tenemos un proyecto en común

Compartimos un proyecto, unos principios generales: ecología y equidad. Somos conscientes de la necesidad de actuar con urgencia, se avecinan dos escenarios electorales, las elecciones generales y las elecciones autonómicas en Andalucía. Son nuestros primeros objetivos, no va a ser fácil afrontarlas, solo contamos con nuestra voluntad, con nuestras ganas, con nuestras ideas, y con los vínculos de colaboración que creemos entre las asambleas que se vayan conformando y de estas con la sociedad.

No nos planteamos el proyecto a corto plazo, creemos en la utopía, creemos que se pueden cambiar las cosas. Las elecciones solo son un punto en el camino, importantes sí, pero no abandonaremos la tarea que nos hemos impuesto cualquiera que sean los resultados. Nuestro proyecto nace ahora pero quiere crecer más allá de una derrota o de una victoria electoral.

Coincidimos con el resto de los partidos verdes de Europa en que somos europeístas, queremos una Europa de la ciudadanía, hay que dotar de más poder a las instituciones electivas. Coincidimos en que es necesaria la cooperación política entre los distintos territorios del Estado, ninguna identidad puede ser fuente de legitimidad para la desigualdad o los desequilibrios en derechos. Coincidimos en que es necesario un nuevo contrato social, lo llamamos, como el resto de fuerzas políticas verdes europeas, Nuevo Acuerdo Verde. Las energías renovables, la industria verde, la agroecología, la movilidad sostenible, la economía del conocimiento desmaterializada, la fiscalidad ecosocial, la reforma de la ley electoral, la reforma del modelo judicial, la profundización en la democracia, son prioridades.

También nos preocupa el valor de lo intangible, de la cultura, de la diversidad, de la creatividad, de las redes de intercambio de experiencias y conocimiento. Nonos gusta un modelo cultural mercantilizado en manos del poder político y la banca, creemos necesario liberar espacios institucionales, asociativos y colectivos, como la calle por ejemplo, para el desarrollo de una cultura participativa, crear redes de difusión independientes, para poner todo ello en manos de las personas y de los propios actores del arte y la cultura.

Por supuesto, nos preocupa la ética en la política, el ejemplo y la austeridad en tiempos difíciles. Por último, y no menos importante, queremos poner nuestro esfuerzo para frenar la pérdida de biodiversidad y al maltrato animal, asumimos una nueva ética de la vida desde una perspectiva biocéntrica. Todo ello es compatible con el respeto por la diferencia. Somos cosmopolitas y creemos en la soberanía democrática en todos los niveles institucionales.

Somos eQuo Granada

Suelten amarras, dejen que la ilusión navegue

Suelten amarras, dejen que la ilusión navegue

He leído con atención el manifiesto “Una ilusión compartida” firmado por, intelectuales, artistas, juristas y periodistas de reconocido prestigio entre lo que se viene a llamar la izquierda.

El manifiesto, de una redacción impecable, y que comparto prácticamente en su integridad, hace un llamamiento, uno más, a la unidad de la izquierda. Disiento en algo esencial: el manifiesto insta a agrupar en un proyecto común a todas las sensibilidades de la izquierda: “...la energía del tejido social puede consolidar una convocatoria en la que confluyan las distintas sensibilidades existentes en la izquierda y encontrar el consenso necesario para crear una ilusión compartida.” Deduzco, como han hecho los medios de comunicación, que tras esta frase está la solicitud de reconstrucción de la izquierda sobre una sopa de siglas.

El edificio de la izquierda efectivamente está ruinoso, pero el problema grave sigue estando en los cimientos, que podrán quedar ocultos bajo el escombro que un día soportaron.

No vale la reconstrucción, no cabe refundación alguna, quienes ocupan alguna de sus resquebrajadas oficinas y sueñan con rehabilitaciones que les permitan mantener su propiedad, tiemblan con la sola idea del desalojo.

La cuestión es de fondo, hace tiempo que las izquierdas que han tocado poder, o representación institucional, perdieron la sensibilidad, hace tiempo que los viejos aparatos de partido compatibilizan un discurso externo “de izquierdas,” con una acción diaria incoherente o de derechas. ¿Que puede ser peor? Claro, si entra a gobernar el PP será peor. Y no creo que cuanto peor mejor, ya hay bastante sufrimiento como para desear que se sigan agudizando los recortes sociales, incrementando las desigualdades, envenenando y destruyendo nuestra naturaleza.

Hace tiempo que ZP, al que apoyaron “los de la ceja”, muchos de los cuales han apoyado públicamente la llamada ley Sinde, o han guardado prudente silencio con la ilusión de que las políticas regresivas del PSOE fuesen reversibles en el corto plazo, traicionó su base electoral ejecutando políticas económicas, sociales y fiscales impuestas por los señores de las finanzas. Hace mucho, mucho tiempo, que se produjo una involución en las políticas ambientales. Pero no vale decir te lo dije, te lo dije, te lo dije. No hay margen para la regañina. Se necesita acción.

Veo dos condiciones para que el manifiesto “Una ilusión compartida” ganase en credibilidad.

La primera es poner en cuestión los cimientos del edificio. La casa roja se viene abajo, hay que hacerla desde los cimientos. Necesitamos una nueva ideología que pueda soportar la utopía de la aspiración a la felicidad colectiva, que integre a la naturaleza y a la solidaridad intergeneracional, que introduzca el tiempo futuro entre sus vectores de análisis. Que rompa con el productivismo y el consumismo. Que asuma los límites planetarios, los físicos y los ecológicos.

Los grandes valores de la izquierda están ahí, están siendo reclamados por el 15M y Democracia Real Ya, son los de siempre, la ética en las costumbres, pensar en lo colectivo, la solidaridad, la democracia sin cortapisas, la justicia universal, pero deben ser reformulados y reclamados sobre unos nuevos soportes ideológicos.

La segunda condición pasa porque quienes invocan permanentemente la unidad suelten el poder y se sitúen en igualdad de plano con la sociedad civil (ahora sí podemos esperar que exista una verdadera sociedad civil tras el 15M), hagan autocrítica y dejen que el río fluya sin obstruir ni querer gobernar los procesos.

Vivimos tiempos de ruptura con formas nacidas en el siglo XIX, se está aventurando una nueva transición. A diferencia de la anterior, ésta ha cogido a los partidos de izquierdas convertidos en maquinas de autoperpetuación de poder propio. A fuerza de no dejar espacios para el pensamiento crítico, la disidencia, la diversidad. A fuerza de quererlo todo. A fuerza del olvidar la política, se han encontrado de frente con una marea arrolladora que habla de política, que critica, que propone, que actúa, y que se auto organiza en red como si fuese un cerebro.

Cogidos por sorpresa, las elites de los partidos de izquierdas, llevan en su rostro la marca de un destino decadente. ¡Suelten amarras!, que hay mucha gente que quiere vivir y a vivir empieza, que hay mucha gente que quiere ser dueña de su destino. ¡Dejen que la ilusión navegue!

Un poco de memoria para coger fuerzas

Un poco de memoria para coger fuerzas

Habréis comprobado que últimamente muevo menos el blog. De escribir a diario he pasado a escribir una o dos veces por semana. Siento que es tiempo de reflexión, de memoria, de coger fuerzas. Es algo personal.

En este post recopilo algunos textos escritos en los últimos dos años. Creo que son los más relacionados con los acontecimientos actuales. Tal vez te interese alguno. Antes una cita:

«El ciudadanismo se plantea, como se sabe, como una especie de democraticismo radical que trabaja en la perspectiva de realizar empíricamente el proyecto cultural de la modernidad en su dimensión política, que entendería la democracia no como forma de gobierno, sino más bien como modo de vida y de asociación ética. Es en ese terreno donde se desarrolla el moralismo abstracto kantiano o la eticidad del Estado constitucional moderno postulada por Hegel. Según lo que Habermas presenta como "paradigma republicano" -diferenciado del "liberal"-, el proceso democrático es la fuente de legitimidad de un sistema determinado y determinante de normas. La política, según ese punto de vista, no sólo media, sino que conforma o constituye la sociedad, entendida como la asociación libre e igualitaria de sujetos conscientes de su dependencia unos respecto de otros y que establecen entre sí vínculos de mutuo reconocimiento. Es así que el espacio público vendría a ser ese dominio en el que ese principio de solidaridad comunicativa se escenifica, ámbito en el que es posible y necesario un acuerdo interaccional y una conformación discursiva coproducida.» En El espacio público como ideología, Manuel Delgado, Catarata 2011.

El orden es cronológico según aparición en este blog:

Las energías renovables, una salida a la crisis

El futuro y sus amigos

Por una nueva cultura fiscal - I

Por una nueva cultura fiscal - II

Más dura será la caída

Ecología política, una reflexión breve

Bases políticas para un Green Dew Deal en Andalucía

Entropía, productividad y empleo

Andalucía: los tres expolios

Sobre la ciudad (1 de 8), (2 de 8), (3 de 8), (4 de 8), (5 de 8), (6 de 8), (7 de 8) y (8 de 8)

Andalucía antinuclear

Mensaje en una botella

Política y desencanto

Los Verdes no nacieron ayer

Motivos para manifestarse - 1 de mayo

15M, esperanza contra desencanto

Descubrimiento, ensayo general y emergencia política

El futuro y sus amigos

El futuro y sus amigos

La amiga Inma Gutiérrez ha recordado en facebook a Jorge Riechann, al indagar, supongo, sobre la historia de Los Verdes, y particularmente sobre la historia de Los Verdes alemanes. Sin querer me ha recordado este texto que escribí en agosto de 2009. Lo traigo aquí porque creo que tiene que ver con lo que está pasando, con el Democracia Real Ya y con el 15M. Sí, hay motivos para la esperanza. La sociedad se repolitiza, y lo hace sin intermediarios, sin recurrir a las estructuras jerárquicas de partido, a los sindicatos estructurados. La sociedad toma la calle y comparte reflexiones, diagnósticos, vínculos, protesta, centra los grandes marcos de debate futuro. Sí, futuro, futuro, fututo... Esperanza.
---------------------------
De diversas maneras hipotecamos el futuro y ejercemos sobre las generaciones venideras una verdadera expropiación temporal. Daniel Innerarity
 
Hace unas semanas asistí a la conferencia de un poeta y ensayista afamado en el mundillo del ecologismo. La intervención erudita e histórica dibujó un panorama desolador del pasado tecnológico-político y sus consecuencias sobre el presente social y terráqueo. Al finalizar se abrió el turno de preguntas, levanté la mano, –me gustaría saber si, tras lo que nos ha contado, existe un espacio para el optimismo, el lugar necesario para la acción política, y si existe, dónde está.– La concisa respuesta me dejó estupefacto, –optimismo y pesimismo no son categorías aplicables a la política, dijo Riechmann.– Obviamente yo esgrimía la tradicional pregunta de la acción política de izquierdas: ¿qué hacer?, enmascarada por una solicitud de respuesta esperanzadora.

Deseaba una respuesta alegre en una sala llena de público universitario joven, una respuesta comprometida y vivaz. Tras el ascenso del ecologismo político europeo comandado por la alianza “Europa Ecológica” francesa, la respuesta plausible era –el espacio para la acción política con futuro está en la ecología política.– Pero el intelectual no se mojó, eludió el envite y potenció la desesperanza entre el público asistente. Creo que fue honrado en su respuesta, pero también que estuvo equivocado.

Tal vez la intelectualidad se haya acostumbrado a vivir entre el pasado, el presente y el mañana inmediato, tal vez ya nadie quiera apostar por gobernar la incertidumbre del futuro. Somos devorados por el día a día, nos envuelve el tic tac del reloj, desconocemos que somos tiempo futuro, que somos lo que aún no somos. Este podría ser justamente el mal de la política actual, renunciar al futuro, renunciar a las utopías colectivas, vivir en el permanente presente, gestionar o mal gestionar las emergencias sociales, económicas y ambientales. Efectivamente, hurtado el debate sobre nuestro futuro común, no hay lugar para el optimismo, único suelo sobre el que crece la esperanza política.

La vieja política que proponía mundos ideales colectivos ya no existe, ha sido engullida por el individualismo militante. Por eso, cuando la política con mayúsculas se hace repentinamente necesaria, al revolver de la esquina, en el barrio, ante el desempleo, frente a nuestras hipotecas, contra los desmanes ambientales o urbanísticos, frente a las desigualdades y discriminaciones entre individuos y géneros, ante los despidos masivos o las propuestas ultraliberales, surge únicamente como acción reactiva producto de una revelación instantánea, la que descubre que los problemas individuales son los problemas de la sociedad. No existe persona si no existe sociedad, somos coro y personaje a un tiempo, pero esta evidencia no está interiorizada en ningún actor político, sencillamente ha caído en el olvido.

Necesitamos introducir el tiempo futuro en la política, único modo de ralentizar el presente, de hacerlo reflexivo. Indagar en el futuro para marcar direcciones de acción política. Es más importante el sentido que la velocidad, son más importantes los caminos posibles que las metas. No podemos renunciar a gobernar la incertidumbre, a influir en el futuro. Necesitamos desacelerar los procesos de decisión para gobernar el futuro, “vísteme despacio que tengo prisa” cobra sentido ante el paso implacable del tiempo. Tenemos prisa por conocer el futuro, para conocerlo bien debemos de ser cautos, precavidos, persistentes, lentos, científicos. Las nuevas grandes leyes propuestas por la política para conseguir una sociedad mas justa tienen que introducir la indagación, la prospección y el pronóstico para gobernar la incertidumbre futura. La responsabilidad individual, corporativa e institucional, el principio de precaución, los mecanismos de evaluación, y los procesos de corrección de las desviaciones de los fines de las leyes deben incorporarse al sistema social junto con marcos deliberativos y participativos. Debemos caminar hacia una democracia profunda, social y parlamentaria a un tiempo.

Hay futuro solo si existe la esperanza. No es tanto que otro mundo sea posible, que lo es, como que otro mundo es necesario. Necesitamos la esperanza sustentada sobre el conocimiento, no ensoñaciones, sí acción política que tenga en cuenta el futuro.

* Invierto el título de libro “El futuro y sus enemigos” de Daniel Innerarity en editorial Paidós.

* Fotografía de Andreu Robusté

El mecanismo del botijo

El mecanismo del botijo

El botijo es un instrumento técnico cuasi-perfecto. Data su invención de épocas remotas, épocas neolíticas, donde el genio creativo humano ya estaba conformado como en la actualidad.

Usado en toda la geografía mediterránea durante milenios, el botijo, también llamado pipo, pipote, piporro, búcaro, barrila, piche –y a saber con qué denominaciones más se nombra en la vasta geografía del castellano–, es además un objeto bello. Su belleza procede de su arquitectura oblonda, forma que, por su parecido a la esfera, tiene el carácter simbólico de la perfección. Esta característica geométrica le confiere la mayor capacidad de volumen contenida en la mínima superficie externa. Por otro lado, la redondez aerodinámica de su cerámica porosa es lo que hace posible la magia de su artificio.

Tenía, y tiene, el botijo la función de refrescar agua hasta un punto de temperatura agradable al paladar y la garganta, aproximadamente a quince grados centígrados. Curiosamente su poder refrigerante es mayor cuanto más calor hace en el ambiente en el que se encuentra. Consiste el mecanismo del botijo en que el aire lo acaricie llevándose la humedad que lo envuelve. El barro poroso que lo constituye permite la reposición del robo amablemente, y el agua lamina el cuerpo del pipo para que la brisa continúe su despaciosa tarea. Se dice que el barro suda. Refrigeración evaporativa le llaman a esto las gentes de ciencia, porque por cada gramo de agua evaporada, se retiran del agua contenida quinientas calorías. El proceso ocurre sin que se note, basta con colocar la vasija en lugar oreado y a la sombra.

Por el contrario, el frigorífico moderno, al lado del búcaro, es un instrumento imperfecto e ineficiente. El agua, que no es insípida, como decían los libros de mi colegio, no sabe igual a cinco grados que a doce. El helor no es frescor, la garganta se duele con la travesía del líquido elemento. Lo que el botijo hace gratis, la compañía eléctrica lo cobra al inyectar kilowatios en el compresor que zumba en nuestras casas. Además, los kilovatios que consumimos en la actualidad no son inocuos, pues provienen, en su mayoría, de centrales térmicas contaminantes.

Beber agua en un pipote de barro supone un acto simbólico, una apuesta por la calidad, una demostración de que hay ingenios humanos que no han sido superados por ninguna tecnología actual ni en la sencillez de su belleza, ni en la eficiencia con la que cumplen su función, ni en la calidad del producto que suministran. Beber agua refrescada en barro nos transporta a un universo sin sofisticación, más natural y humano, menos apresurado. Muchos actos sencillos suman a favor de cambiar nuestro modo de vida.

Frente al agua obligada en el plástico de su botella, instalemos un pipo en casa. Muchos Kwh innecesarios dejarán de consumirse, no es por lo que valen, no es porque no podamos pagarlos, no es solo porque supongan una elevada contribución a paliar el cambio climático. Es porque la suma de pequeñas conductas y voluntades nos irá afirmando en un modo distinto de relacionarnos con nuestro entorno. Por cierto, el patio andaluz, elemento de refrigeración interior procedente de culturas mesopotámicas, utiliza, para su función climática, el mecanismo del botijo.

* Acabo de poner en marcha el botijo veraniego. Cuando lo hago, todos los años al entrar la calor, me acuerdo de este texto que un día le dediqué.

Equo Granada, convocatoria

Equo Granada, convocatoria

Un grupo de ciudadanas y ciudadanos procedentes de distintos ámbitos sociales, culturales, empresariales, profesionales y universitarios, hemos decidido reflexionar conjuntamente sobre cómo podemos contribuir con ideas y propuestas a la difusión y consolidación del espacio verde a través de la iniciativa lanzada hace unos meses por la Fundación EQUO, presidida por Juantxo López Uralde. Dicha iniciativa acaba de impulsar una nueva propuesta política de ámbito estatal, EQUO.

Creemos que no hay un minuto que perder: es el momento de dar un paso decisivo y contribuir a la construcción de un movimiento político a la altura a los retos del siglo XXI y coherente con nuestros valores: radicalidad democrática, ética ciudadana, responsabilidad, autonomía y solidaridad. En este camino, utilizaremos medios organizativos acordes con nuestras finalidades emancipadoras, basados en la transparencia, la participación democrática, el trabajo en red y desde abajo. Se trata de construir una verdadera cooperativa política que sea capaz de vertebrar las diversas experiencias que hoy forman el Proyecto EQUO y que sirva de impulso enriquecedor de la elaboración política colectiva y horizontal.

Este proyecto es homologable a nuestro referente, el Partido Verde Europeo, porque creemos firmemente que Europa necesita de una voz potente que promueva la transformación ecológica de la economía, la revolución energética y ambiental, la biodiversidad, la justicia distributiva, el estado del bienestar, la protección social, los derechos civiles y laborales, la igualdad de oportunidades y la no discriminación, los derechos de los animales, la diversidad sociocultural y lingüística, y la paz entre los pueblos de nuestro planeta.

Convocamos a todas aquellas personas interesadas a una reunión que tendrá lugar el día 14 de junio, martes, a las 19:00 horas en la Facultad de Ciencias (Salón de Audiovisuales), en Granada, Paseo de la Fuente Nueva.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Hoy somos equo

Hoy somos equo

El 4 de junio nos reunimos en Madrid representantes de un buen número de organizaciones políticas verdes. Hasta ese momento formábamos un conglomerado de vículos políticos e ideológicos de diferentes ámbitos territoriales. Hoy somos equo.

Partidos verdes con implantación en comunidades autónomas, como Iniciativa Verds de Baleares, o el Bloc, formado por Els Verds Iniciativa de Ezquerras y Compromis en el país valenciano, con relevantes éxitos políticos recientes, Los Verdes de Andalucía, con una importante trayectoria histórica, partidos verdes de Euskadi, Extremadura, Murcia, Madrid, Asturias, Aragón, Navarra, partidos verdes con implantación local salpicados por todos los territorios, hoy somos equo.

La cita fue promovida por el núcleo inicial fundador del proyecto equo, con Juan Manuel López de Uralde, Juantxo, al frente.

Esos vínculos de percepción, análisis político y propuestas programáticas, tejían la red de la ideología verde. Necesitábamos algo más, necesitábamos dar consistencia a la red uniéndonos en un proyecto común, un proyecto de Estado, un proyecto que permita que la ecología política tenga representación en el congreso de los diputados y ocupe el lugar que se merece, como así está ocurriendo en otros países. Necesitábamos reforzar nuestras relaciones y construir un proyecto común. Por eso hoy somos equo.

La tarea del núcleo inicial no ha sido fácil. En menos de un año han tenido que viajar y oír mucho para comprender la complejidad y la diversidad verde en España. Tras eso, el esfuerzo de simplificación y de definición de un proceso donde todas las organizaciones se sientan cómodas, con sus connivencias y sus diferencias, con las peculiaridades de sus contextos políticos, fuesen locales o autonómicos. Un esfuerzo para la unidad sin concesiones a la exclusión por la exclusión.

Al mismo tiempo, la red equo crecía, personas de todas partes se han ido uniendo al proyecto y manifestando su voluntad de pertenecer a la red equo. Esto creo que es lo más importante, la ilusión generada, la atracción por una nueva política que cambie el panorama actual, que prime la democracia radical, la ética, la equidad, los derechos civiles, la aspiración a la felicidad de las personas, y, por supuesto, el medio ambiente, como única condición de posibilidad para nuestra especie y para la biodiversidad, una nueva ética de la vida que resitúe las prioridades y tenga en cuenta lo colectivo. Esta es la única manera de romper la maldición del desempleo, de la desigualdad y de la precariedad, de la economía destructiva y especulativa. Por eso hoy somos equo.

Tu también puedes sumarte pinchando aquí.

La reunión del 4 de junio dio un fruto, el proyecto equo se convirtió en una propuesta política, equo, el fruto debe madurar pero ya es hermoso. Hoy somos equo. Aprobamos el principio de una persona un voto. El encaje de opciones políticas como Inicativa Verds y el Bloc, que tienen representación importante en sus respectivos parlamentos autonómicos. La constitución de asambleas equo provinciales, la elección posterior de mesas de coordinación provinciales, la constitución de una mesa territorial, que coordine equo en cada comunidad autonómica. La convocatoria de un congreso constituyente en otoño de este año y, a partir de ahí, preparar a equo para afrontar las elecciones estatales y autonómicas en Andalucía. Un reto que debe emocionarnos, porque hoy somos equo.

Suma y sigue... somos EQUO

Suma y sigue... somos EQUO

Por un nuevo proyecto político compartido y comprometido con la ciudadanía y nuestro Planeta

Suma y sigue... es el momento

Vivimos una profunda crisis económica y ecológica, social y política, en el mundo y en España. Es una crisis sistémica y una crisis de valores, que exige iniciar la transición hacia un sistema basado en la sostenibilidad ambiental, la equidad social y la participación política activa. Con ese objetivo las organizaciones abajo relacionadas nos reunimos en Madrid para unir nuestras fuerzas en un proyecto político nuevo para buscar respuestas y fórmulas alternativas desde la transformación ecológica, social, ética y democrática de la sociedad.

Este proyecto se llama EQUO.

En estos meses, EQUO ha movilizado a cientos de personas, organizaciones y partidos con el objetivo de construir un nuevo espacio socio-político capaz de dar respuesta a las crisis en las que vivimos, desde los planteamientos de la ecología política, la equidad social, la defensa de los derechos humanos y la regeneración democrática y ética. En cooperación con la ciudadanía y los movimientos sociales, proponemos civilizar la política y repolitizar la sociedad.

No hay un minuto que perder: es el momento de dar un paso decisivo y constituirnos en una organización política a la altura a los retos del siglo XXI y coherente con nuestros valores: radicalidad democrática, ética ciudadana, responsabilidad, autonomía y solidaridad. En este camino, utilizaremos medios organizativos acordes con nuestras finalidades emancipadoras, basados en la transparencia, la participación democrática, el trabajo en red y desde abajo. Asimismo, reconociendo la realidad territorial de España, se trata de construir una verdadera cooperativa política que sea capaz de vertebrar las diversas experiencias que hoy formamos el Proyecto EQUO y que sirva de impulso enriquecedor de la elaboración política colectiva y horizontal.

Este proyecto es homologable a nuestro referente, el Partido Verde Europeo, al que aspiramos a representar de forma unitaria en España. EQUO tiene una vocación europeísta y mediterránea porque creemos firmemente que Europa necesita de una voz potente que promueva la transformación ecológica de la economía, la revolución energética y ambiental, la biodiversidad, la justicia distributiva, el estado del bienestar, la protección social, los derechos civiles y laborales, la igualdad de oportunidades y la no discriminación, los derechos de los animales, la diversidad sociocultural y lingüística, y la paz entre los pueblos de nuestro planeta.

Las movilizaciones que durante estas semanas se están produciendo por toda la geografía española expresan el profundo malestar social y el descontento ciudadano con el funcionamiento del sistema político y económico, con el comportamiento de los poderes económicos y de los representantes políticos y con la corrupción. Esta situación debe ser combatida con propuestas de independencia de los poderes públicos respecto a los poderes económicos, de transparencia y de tolerancia cero con la corrupción, desde la ética, el compromiso político y el convencimiento de que son posibles otras soluciones desde las instituciones públicas y desde la sociedad civil. Ese compromiso debe concretarse en una práctica política capaz de dar una respuesta de forma participativa a las demandas ciudadanas, recuperando la confianza de la población en la acción política y, por encima de todo, adoptando propuestas sólidas y novedosas dirigidas a la consecución de la justicia social y ambiental. Frente a las políticas de los partidos tradicionales, EQUO propone recuperar el sentido de la política como un instrumento de transformación y gestión pública colectiva que dé respuesta a las pequeñas necesidades y grandes aspiraciones de las personas y de la sociedad para hacer posible la felicidad cotidiana dentro de los límites ecológicos del Planeta. Estamos convencidas y convencidos de que el pensamiento ecológico y social que representamos ha alcanzado ya un cierto grado de madurez y permeabilidad en la sociedad. Por ello asumimos la responsabilidad de hacer realidad un proyecto común en el que se integren o se reconozcan personas, entidades y organizaciones políticas diversas, que nos permita alcanzar una presencia política y una representación institucional decisiva, para expresar una voz coherente en defensa de los intereses sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras. Aspiramos por ello a construir una nueva formación política significativa y vertebrada, capaz de contribuir de manera decisiva a la transformación de la sociedad hacia la sostenibilidad ambiental, la equidad social y la democracia real, en los términos planteados en el Manifiesto fundacional del Proyecto EQUO y en las propuestas políticas de las organizaciones que hoy confluyen.

Estamos decididas y decididos a impulsar con ilusión y entusiasmo este proyecto político en todo nuestro país, en nuestros pueblos y ciudades, provincias y comunidades autónomas, convencidos de que la existencia de EQUO es necesaria. Además sabemos que el total será mucho mayor que la suma de las partes que ahora representamos.

Ofrecemos EQUO como un proyecto abierto, en construcción, que será lo que las personas que se asocien a EQUO decidan democráticamente que sea. Con este objetivo, convocamos una Asamblea Constituyente para el próximo otoño abierta a todas las personas bienintencionadas que quieran participar incorporándose al proyecto y que apuesten por la transformación ecológica, social, ética y democrática de la sociedad.

Suma y sigue... es tiempo de acción y no solo de palabras.

La lata sobre la acera

La lata sobre la acera

La lata sobre la acera

Sobre la acera hay una lata de conservas plana y ovalada. Gotas de herrumbre la salpican tras un invierno lluvioso. Está seca. Su brillo original se tradujo en latón mate. Miles de caminantes pasaron junto a ella. Sigue ahí impasible, no se movió ni un milímetro. Nadie se atrevió a recogerla. Ni siquiera el barrendero o la máquina infernal limpialosetas. La rodeamos para no incordiar, por si algún ser maligno la habita. Porque eso es lo que la gente dice en el barrio. Porque alguien la vio llegar en la boca de un gato, le dio miedo y lo contagió a todo el mundo. Sé que es un lata de sardinas porque un día flexioné el torso para verla de cerca y leí "sardinillas en salsa de tomate", parece inofensiva. Luego he visto cómo otras personas también la han curioseado. No la hemos tocado, ¿quiénes somos para cambiar la cosas de sitio? Es curioso, pues estando ahí, en mitad de la acera, nadie tropieza con ella, nadie le da una patada discreta. Es un hecho que va a formar parte del paisaje durante una larga temporada. Cada día más personas se fijan en ella, es posible que un día empiezcen los cuchicheos, entonces aparecerá la esperanza.

Universidad y democracia irreal

Universidad y democracia irreal

He visto con sorpresa cómo a las elecciones a rector de la Universidad de Granada solo se ha presentado la candidatura del actual Lodeiro. Son cada cuatro años, con límite de mandato de ocho.

Al parecer un acuerdo no escrito, pero a lo que se ve sagrado, una vez elegido un rector, éste permanecerá en el cargo ocho años. Haga lo que haga no tendrá rival. Aunque legalmente las elecciones hayan de celebrarse cada cuatro, nadie se cuestionará en la comunidad universitaria la gestión rectorial, los focos donde ha fijado la atención, las políticas de personal, los fracasos cantados como el de la Universiada, el incumplimiento de aquel programa con el que se presentó que hablaba mucho de sotenibilidad, de liderazgo institucional para afrontar los grandes problemas que sufre Granada. Por no hablar de su apego a las políticas expansivas del ladrillo, fracasadas todas en virtud de la crisis del sector y de los fuertes déficit públicos. Un rector que tiene la virtud de saber con quién tiene que codearse.

Esto convierte el proceso electoral intermedio en un paripé. Ocurre en la sacrosanta universidad que se supone ostentadora de las esencias del saber y el conocimiento. Universidad que en un tiempo fue adalid y vanguardia en defensa de la democracia y los derechos civiles. Aquellos los de entonces, que aun se autodenominan de izquierdas ya no deben ser los mismos, han descubierto el poder. Y a veces cierran exposiciones programadas.

De memoria. De un cuerpo electoral de aproximadamente 70.000 votantes, solo votó el 7%. Apenas 5.000. De esos 5.000 votos unos 2.000 fueron blancos o nulos. El rector Lodeiró ganó por mayoría absoluta frente a la nulidad y con 65.000 abstenciones. Toma ya legitimidad democrática.

Además cuatro de los cinco sindicatos representados en el comité de empresa decidieron apoyar al unicandidato, solo el SAT no se pronunció entendiendo que no es su función tomar partido. Sobran los comentarios.

Además la organización de estas eleciones fantasma habrá costado una pasta en tiempos en los que todo el mundo predica, incluido Lodeiro, la austeridad.

¿Qué puedo decir más? parece que eso de la democracia no tiene mucho calado en el ámbito universitario. A los hechos me remito. Tal vez es que ahí también podamos hablar de democracia irreal.

* En la foto el rector Lodeiro con Emilio Botín, en tiempos del debate sobre el Plan Bolonia.

Descubrimiento, ensayo general y emergencia política

Descubrimiento, ensayo general y emergencia política

La memoria histórica es muy importante. Conocer el pasado, lo que ocurrió, los análisis desde diversas perspectivas, permiten abrir claros de luz. No es fácil inventar, crear, recomponer, abrir nuevos espacios de intervención política. Como ya dije en un post anterior, el pensamiento crítico estaba enquistado en lugares recónditos. Entre tanto la criminalización y desprecio hacia la juventud crecía y crecía.

Me recordaba el otro día Francisco Garrido, al calor de los acontecimientos de 15M, que antes de mayo del 68, en las elecciones presidenciales de 1965, la derecha de orden francesa, liderada por el general de Charles de Gaullle arrolló. He consultado la wikipedia. El general ganó sus últimas elecciones presidenciales en 1965 con un 54% de los votos emitidos, frente al 46% de PSF liderado por Mitterrand.

El conflicto social y por las libertades civiles estalló en mayo del 68. De Goulle, se vio obligado a convocar un referendun sobre las regiones francesas para aumentar su legitimidad en el poder, perdió. Mayo del 68 produjo una catarsis que influyó en la agenda política de los partidos démocráticos de toda Europa.

Aventuro que el 15M es un ensayo general. La generación que ha vivido la etapa especulativa y consumista española, bajo la envoltura brillante de celofán, alejada del interés por la política, está rellenando el vacío antipolítico. Todo el interés de la derecha, del bipartidismo, era desactivar el pensamiento crítico, no hay más que hacer un repaso de la evolución en la programación de las televisiones, particularmente de las públicas, por su relación directa con el poder político, para observar cómo los eslóganes de unos y otros: Andalucía imparable y España va bien, imponían su sentido metafórico paralizante.

La imagen de una juventud de botellona, videoconsola, marcha noctura, y vanalidad sin más, construída por el poder éconómico que controla los mass media, ha reventado en las narices del poder político.

La simpatía despertada en una gran parte de la población de más edad se debe a la memoria de esta población, al reconocimiento explícito de que hay momentos en que la generación que va a asumir su futuro debe tomar la calle. Hasta aquí hemos llegado, vamos a construir nuestra propia agenda de intervención. Otras generaciones lo hiceron antes, esto es lo que quiero recordar, ahí no hay ninguna novedad. Quienes crean que están descubriendo la aspirina se equivocan.

Hasta ahora, las formas de reivindicación, en redes sociales o en la calle, eran de causa. Actuaciones localizadas y temáticas del poder político que chocan con otras perspectivas o intereses provocaban luchas temáticas. Ahora, por contra, se está a la búsqueda de un nuevo marco de interpretación de la realidad y de una nueva respuesta política integral.

La camiseta política que la generación que vota se puso tras las transición está sudada y ajada. Quienes se han asentado en la ignoracia, o no se la cambian, o la cambian por el cambio votando a uno de los dos partidos que ejercen el bipartidismo.

Esto no va a seguir así mucho tiempo. Gobierne quien gobierne se va a enfrentar a una crisis de límites, de escasez de recursos, con una población mundial endiabladamente grande. Se va a enfrentar al déficit presupuestario municipal, al déficit autonómico y estatal. ¿Cómo gestionar esto desde los presupuestos productivistas, capitalistas o comunistas, y de pleno dominio de los mercados? Imposible. El crecimiento infinito es imposible en un planeta finito.

Una nueva genración está descubriendo el poder de la política, del debate, del análisis de los problemas colectivos. El 15M es un ensayo general, se apagará la luz de las escena. La derecha de toda la vida arrasará electoralmente. Entonces, se encontrará de frente con la crisis sistémica: con la crisis ecológica, de límites. La afrontará con más vueltas de tuerca, más privatizaciones, menos enseñanza y sanidad pública, más recortes sociales, menos atención a las desigualdades, recortes salariales, más basura en los contratos, menos respeto por los derechos civiles, menos laicismo, más orden.

Tras el ensayo general del 15M, entre tanto nos aprietan con toda la legitimidad de los votos de su mayoría aplastante, toca construir una agenda política para el futuro, para el momento del estreno de la obra ensayada. El momento de la verdadera emergencia política.

Política y desencanto

Mensaje en una botella

Más dura será la caída

BASES POLÍTICAS PARA UN GREEN NEW DEAL EN ANDALUCÍA

Entropía, productividad y empleo

15M, esperanza contra desencanto

Vota Útil, Vota Verde

Vota Útil, Vota Verde

15M, esperanza contra desencanto

15M, esperanza contra desencanto

La ecología política lo advirtió, como tantas otras veces, la crisis actual es de límites. Es una crisis de base ecológica. El sistema capitalista de mercado, entregado al expolio durante décadas, está dispuesto a morir matando. Las políticas ultraliberales nos metieron en una crisis económica, social y ambiental, una crisis de la democracia, por tanto una crisis civilizatoria.

La socialdemocracia en España, con ZP al frente, negó el problema, lo aceptó después a regañadientes, falló en las soluciones, y finalmente se entregó a los mercados, recortó derechos sociales y desequilibró fuertemente la capacidad de negociación entre capital y sociedad. Los sindicatos de clase (sin clase) confundidos y, en cierto modo acomodados, también esperaban que escampara y negociaron a la baja, negociaron y negocian retrocesos.

El proceso de destrucción de la democracia ha caminado imparable amparado por un sistema electoral que impide la manifestación de la diversidad, que no da voz a quienes albergan nuevas perspectivas, nuevas utopías, nuevos horizontes políticos colectivos. El sistema electoral amparado por PP y PSOE, y del que se benefician PNV y CIU, ha desequilibrado la democracia hacia un modelo donde los desequilibrios territoriales también son manifiestos. Andalucía está profundamente herida.

El pensamiento crítico estaba enquistado en lugares recónditos, en los espacios digitales y virtuales, y en los estantes de las librerías. No estaba muerto, esperaba, como siempre, la brecha por la que inundar de nuevo la escena política.

Democracia Real Ya, con su movilización 15M, ha fracturado la desidia. Veo tres enormes virtudes, un riesgo evidente y una preocupación. Pero sobre todo lo que veo es esperanza, veo política en estado puro.

Por una lado el propio nombre, Democracia Real Ya, indica que la democracia se acepta como la mejor de las formas de organización política (no hay vuelta a la barbarie, no hay guiños al populismo), se pide más y mejor democracia, se dice que son las personas las dueñas de su futuro. No es un movimiento antipolítico, como le hubiese gustado a la derechona española.

Por otro, la expresión indignados refleja con absoluta claridad que lo que se está expoliando, tras expoliar el pasado, el presente y el futuro, es el la dignidad de las personas, el derecho a una perspectiva vital autónoma en libertad.

La plaza pública ha sido tomada, en el momento más inoportuno para los partidos de siempre, para la política basura, para el mercado de los engaños. Ahí se abren los debates, se dialoga, se activa el pensamiento crítico. Era absolutamente necesario salir del letargo. La olla se calentaba y parecía que no pasada nada, pero se alcanzó el punto de ebullición y todo ha sido un hervor. Así es como emergen los procesos de cambio en el mundo entero. No hay vanguardias dirigentes organizadas en aparatos de partido, es la ciudadanía la que rompe la tapa de contención de la libertad.

El riesgo evidente es la manipulación a la que ya está siendo sometido el movimiento 15M, la mediática, la de los partidos tradicionales, con un PP que quiere lanzarlo contra el gobierno, mientras, no solo se salva, sino que sus perspectivas electorales nos anuncian más y peor de lo mismo. Entre tanto no faltarán los titulares intimidatorios, la criminalización del alegato democrático. Ahí está en Madrid la Sra. Esperanza Aguirre, o en Valencia el Sr. Camps, subirán en votos y en escaños quienes quieren seguir por la senda ultraliberal poniéndonos a sus pies, quienes son populistas y quienes están en el vórtice de la corrupción política y en el origen de la enfermedad social y democrática. El 22M, la derecha, que ha entendido cómo funciona la democracia, votará a golpe de tambor y fanfarria, y triunfará.

Pero esto ya no va a tener vuelta atrás, del 15M, surgirá una nueva agenda política un nuevo horizonte utópico que piense en lo colectivo, hay ahora, por fin, motivos para la esperanza.

Otros post que pueden interesarte son:

Política y desencanto

Mensaje en una botella

Más dura será la caída

BASES POLÍTICAS PARA UN GREEN NEW DEAL EN ANDALUCÍA

Entropía, productividad y empleo

Sobre la ciudad (8 de 8)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 motiVos para Votar a Los Verdes

10 motiVos para Votar a Los Verdes

1.- ES ÚTIL. El único voto útil hoy es el verde: Los Verdes son la cuarta fuerza política de la ciudad, a muy pocos votos de conseguir un concejal y con posibilidades, incluso, de obtener dos. Es el único partido que ha demostrado su capacidad de oposición al PP presentando propuestas y alternativas, a diferencia de PSOE e IU.

2.- ES NECESARIO. Más allá de ideologías, Granada necesita un cuarto partido que rompa la hegemonía de los partidos tradicionales, PP, PSOE e IU. Los Verdes, además, tienen un programa muy completo cargado de proyectos indispensables para la ciudad. Es el único partido con un modelo global para la ciudad.

3.- ES HISTÓRICO. Granada debe ser la primera gran ciudad andaluza con un concejal verde. Granada debe liderar la transformación ecológica en nuestro país, convertirse en la ciudad de referencia y, de este modo, ganar notoriedad, influencia y respeto mundial. Granada debe pasar a la historia como la primera gran ciudad con concejales verdes de Andalucía y España.

4.- ES HONESTO. No hay ni un solo político profesional en la lista de Los Verdes. Nadie que haya ocupado nunca ningún cargo, ni haya ganado jamás un solo euro con la política. Es la lista más ciudadana de todas, la única sin "clase política": sólo granadinas y granadinos con la voluntad de mejorar su ciudad.

5.- ES EL FUTURO. El modelo verde es la única alternativa viable, frente al atasco del modelo actual. En Alemania, Francia y en los países más avanzados de Europa y del mundo, los representantes de los partidos verdes obtienen las calificaciones más altas por parte de los ciudadanos. La tendencia al alza de los partidos verdes es imparable a nivel mundial.

6.- ES JUSTO. Los Verdes no nacieron ayer. En estos últimos años se han ganado la confianza del votante por medio de una oposición cívica, constante y prolongada, aun desde fuera de las instituciones. La presencia en el consistorio garantizaría la continuidad de su labor desde un marco más apropiado.

7.- ES INTELIGENTE. Las políticas verdes generan 100 empleos por cada 1.000 habitantes, en base a criterios de eficiencia y austeridad. Los Verdes defienden el empleo de calidad, la cultura y la democracia participativa, en la que los políticos estén al servicio del pueblo, ante el que deben responder.

8.- ES SANO. Las políticas verdes mejoran la salud ciudadana y la calidad ambiental. Proyectos como los 50 km. de carril-bici o el Gran Parque Central del Milenio, de 280.000 metros cuadrados, mejorarán la calidad del aire de Granada, evitando alergias y miles de muertes por culpa de las enfermedades respiratorias causadas o agravadas por la contaminación atmosférica.

9.- ES ECOLÓGICO. Las políticas verdes protegen lo mejor de nuestro pasado y se proyectan hacia el mejor de los futuros: las 12.000 hectáreas de vega agroecológica propuestas por Los Verdes o el tren-tran a Sierra Nevada son algunos ejemplos de cómo gestionar la riqueza de nuestro patrimonio respetando el medio ambiente que nos rodea.

10.- ES EL MEJOR PROYECTO PARA LA CIUDAD. El proyecto de Los Verdes es el único que crea empleo, reduce la desigualdad entre barrios, apuesta por la justicia social y lucha contra el cambio climático, en pos de una Granada limpia, abierta y de la que podamos sentirnos orgullosas y orgullosos.

* En la foto Carmen Reina, número 2 de la lista de Los Verdes

Soy Verde, eres Verde, SOMOS AHORA

Apoyo total a La Música es Cultura

Apoyo total a La Música es Cultura

Los Verdes queremos que la promoción y exposición de la cultura musical en Granada es el incentivo a la creación cultural, base para crear una industria culturtal potente. Por eso hay que integrar todas las decisiones que afecte a al mundo de la música y la cultura en un modelo de democracia real y cotidiana, representativa.

La democracia cultural representativa conlleva que los artistas, compañías y organizadores de eventos de la ciudad, elijan un Consejo Consultivo que los represente ante la Concejalía de Cultura así como ante la Diputación, y sean escuchados antes de ser tomadas decisiones que afecten a la imagen de la ciudad, así como a los intereses culturales de sus representados o de los ciudadanos en General.

El Consejo Consultivo Cultural de Granada, debe de ser escuchado cuando se trate de planes, ordenanzas, programaciones, subvenciones municipales a grupos, personas físicas o jurídicas y ONG, y cualquier otro asunto que pudiera afectar a la ciudad y a su mundo cultural.

Para eventos, nuevos centros culturales o el desarrollo de los ya existentes, el consejo cultural no sólo deber poseer capacidad de opinión sino, caso de ser aprobado un proyecto, su participación en el desarrollo del mismo, teniendo especial interés en que artistas, promotores y técnica del proyecto sean de la ciudad, independientemente de si son granadinos o afincados en ella.

El que subvenciones municipales o de la Diputación de Granada caigan primordialmente no solamente en proyectos sino también en artistas, grupos y promotores de la ciudad, debe de convertirse dentro de la política cultural de Granada en algo esencial y económicamente positivo.

Los Verdes proponemos que los diferentes sectores musicales eligan democráticamente dos representantes por sector que los represente en el consejo cultural municipal.

Soy Verde, eres Verde, SOMOS AHORA

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres