Blogia
Blog de Mario Ortega

Del Distrito Beiro y el Borsalino

Del Distrito Beiro y el Borsalino

Ayer estuvimos en el distrito Beiro, elegimos las zonas de la exposición de proyectos según nos indica la persona del equipo que vive en el barrio. ¿Dónde pasa mucha gente? pues en tal sitio o tal otro. Y ya está.

El mensaje que ayer mandamos en los medios de comunicación trataba de nuestras propuestas en materia de servicios sociales comunitarios, de presupuestos municipales para la equidad y la igualdad, y de empleo necesario a crear en estos sectores.

Lo bueno es que hay muchas personas colaborando en la campaña, mientras unas estaban haciendo el seguimiento del mailing del Cuento de los Garbanzos Valientes (por cierto que en las viñetas de humor de IDEAL, salimos a diario con el asunto del cuento. Soria me dibuja con una caricatura), otras se dedicaban a dar los últimos retoques a la imagen y los medios de campaña, y otras rotaron durante toda la mañana en la mesa informativa. Yo me pasé la mañana a golpe de carrera, convocatoria de prensa, entrevista en La Opinión de Granada, vuelta p´acá, vuelta p´allá.

El barman y propietario del Bar Borsalino, pasó por la mesa informativa, se paró, charló con Ana Rosillo, que es del barrio y se conocen. Oye pasaros luego por allí a tomar una cervecica. Sobre las dos hubo desbandada, nos fuimos al Borsalino Ana, Adelina, Antonia y yo.

Antonio, el del Borsalino, nos agasajó con una sopita de pescado gustosa, unas tortillitas de patatas con pimientos, sus tapas espléndidas y, lo mejor con su simpatía. No quiso cobrarnos, insistimos en que no podía ser así, se empeño, y desistimos por no entablar una guerra. Nada de nada, os he visto a ir comprometerse con Granada y eso en los tiempos que corren tiene mucho mérito. Jó con Antonio, pensé.

Antonio se siente orgulloso de sus gestos solidarios. Todas las semanas colabora con la asociación de mujeres maltratadas sordomudas, y todas las semanas tiene un detalle de solidaridad alimenticia con algún centro de reparto de alimentos.

A Ana le preguntó que en qué número de la lista iba, la sexta como la TV. Le regaló una muñequita rusa de seis piezas.

Cuando nos fuimos le dejamos un puñado de camisetas Corazón Verde, no te metas en ná me dijo, las aceptó porque si no esta vez si que la liamos.

Hubo más detalles y más anécdotas, pero lo mejor es que si vais por allí visitéis el Bar Borsalino. Cuyo barman, Antonio, tiene una tarjeta de presentación en la que se puede leer Famoso en Televisión.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres