Blogia
Blog de Mario Ortega

El Sombrero Bioclimático

El mecanismo del botijo

El mecanismo del botijo

El botijo es un instrumento técnico cuasi-perfecto. Data su invención de épocas remotas, épocas neolíticas, donde el genio creativo humano ya estaba conformado como en la actualidad.

Usado en toda la geografía mediterránea durante milenios, el botijo, también llamado pipo, pipote, piporro, búcaro, barrila, piche –y a saber con qué denominaciones más se nombra en la vasta geografía del castellano–, es además un objeto bello. Su belleza procede de su arquitectura oblonda, forma que, por su parecido a la esfera, tiene el carácter simbólico de la perfección. Esta característica geométrica le confiere la mayor capacidad de volumen contenida en la mínima superficie externa. Por otro lado, la redondez aerodinámica de su cerámica porosa es lo que hace posible la magia de su artificio.

Tenía, y tiene, el botijo la función de refrescar agua hasta un punto de temperatura agradable al paladar y la garganta, aproximadamente a quince grados centígrados. Curiosamente su poder refrigerante es mayor cuanto más calor hace en el ambiente en el que se encuentra. Consiste el mecanismo del botijo en que el aire lo acaricie llevándose la humedad que lo envuelve. El barro poroso que lo constituye permite la reposición del robo amablemente, y el agua lamina el cuerpo del pipo para que la brisa continúe su despaciosa tarea. Se dice que el barro suda. Refrigeración evaporativa le llaman a esto las gentes de ciencia, porque por cada gramo de agua evaporada, se retiran del agua contenida quinientas calorías. El proceso ocurre sin que se note, basta con colocar la vasija en lugar oreado y a la sombra.

Por el contrario, el frigorífico moderno, al lado del búcaro, es un instrumento imperfecto e ineficiente. El agua, que no es insípida, como decían los libros de mi colegio, no sabe igual a cinco grados que a doce. El helor no es frescor, la garganta se duele con la travesía del líquido elemento. Lo que el botijo hace gratis, la compañía eléctrica lo cobra al inyectar kilowatios en el compresor que zumba en nuestras casas. Además, los kilovatios que consumimos en la actualidad no son inocuos, pues provienen, en su mayoría, de centrales térmicas contaminantes.

Beber agua en un pipote de barro supone un acto simbólico, una apuesta por la calidad, una demostración de que hay ingenios humanos que no han sido superados por ninguna tecnología actual ni en la sencillez de su belleza, ni en la eficiencia con la que cumplen su función, ni en la calidad del producto que suministran. Beber agua refrescada en barro nos transporta a un universo sin sofisticación, más natural y humano, menos apresurado. Muchos actos sencillos suman a favor de cambiar nuestro modo de vida.

Frente al agua obligada en el plástico de su botella, instalemos un pipo en casa. Muchos Kwh innecesarios dejarán de consumirse, no es por lo que valen, no es porque no podamos pagarlos, no es solo porque supongan una elevada contribución a paliar el cambio climático. Es porque la suma de pequeñas conductas y voluntades nos irá afirmando en un modo distinto de relacionarnos con nuestro entorno. Por cierto, el patio andaluz, elemento de refrigeración interior procedente de culturas mesopotámicas, utiliza, para su función climática, el mecanismo del botijo.

* Acabo de poner en marcha el botijo veraniego. Cuando lo hago, todos los años al entrar la calor, me acuerdo de este texto que un día le dediqué.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La lata sobre la acera

La lata sobre la acera

La lata sobre la acera

Sobre la acera hay una lata de conservas plana y ovalada. Gotas de herrumbre la salpican tras un invierno lluvioso. Está seca. Su brillo original se tradujo en latón mate. Miles de caminantes pasaron junto a ella. Sigue ahí impasible, no se movió ni un milímetro. Nadie se atrevió a recogerla. Ni siquiera el barrendero o la máquina infernal limpialosetas. La rodeamos para no incordiar, por si algún ser maligno la habita. Porque eso es lo que la gente dice en el barrio. Porque alguien la vio llegar en la boca de un gato, le dio miedo y lo contagió a todo el mundo. Sé que es un lata de sardinas porque un día flexioné el torso para verla de cerca y leí "sardinillas en salsa de tomate", parece inofensiva. Luego he visto cómo otras personas también la han curioseado. No la hemos tocado, ¿quiénes somos para cambiar la cosas de sitio? Es curioso, pues estando ahí, en mitad de la acera, nadie tropieza con ella, nadie le da una patada discreta. Es un hecho que va a formar parte del paisaje durante una larga temporada. Cada día más personas se fijan en ella, es posible que un día empiezcen los cuchicheos, entonces aparecerá la esperanza.

El plan contra la contaminación de Los Verdes disminuye las enfermedades, ahorra dinero y genera empleo

El plan contra la contaminación de Los Verdes disminuye las enfermedades, ahorra dinero y genera empleo

"Granada ha ido a peor en materia de contaminación atmosférica durante los gobiernos del PP", afirma el candidato de Los Verdes, Mario Ortega. Las cifras que barajan Los Verdes son "espeluznantes, y tienen consecuencias graves para la salud, en Granada se producen unas 200 muertes anuales como consecuencia de la contaminación, pero además los índices de alergias y las enfermedades respiratorias y cardiovasculares aumentan sin cesar."

Los Verdes ha propuesto una batería de planes municipales que "luchan contra la contaminación atmosférica, que ahorran dinero y que generan empleo." Los planes suponen un cambio de Granada hacia una ciudad Verde, "una Berlín del sur," como viene diciendo Ortega en su campaña electoral.  

El estudio de Los Verdes revela que as emisiones de CO2 en Granda alcanzan las 250.000 toneladas, más del 75% de los días del año la baja calidad del aire pone en riesgo la salud, ñas horas perdidas y el gasto de combustible en los atascos suponen 280.000 millones de euros perdidos al año.

Ortega es expresivo cuando afirma que "tenemos un proyecto de ciudad muy diferente al del Partido Popular, una ciudad que piensa en las personas y en sus verdaderos problemas, no una política de fanfarria, como la que hace el alcalde Torres Hurtado," al que llama irónicamente "Don Caprichitos."

El Plan de lucha contra la contaminación atmosférica, el Plan de movilidad sostenible, el Plan de ahorro y eficiencia energética, el Plan para la conservación y mejora de la biodiversidad, las propuestas para la ecoeficiencia y el urbanismo bioclimático, el Plan de arbolado callejero y la Nueva política de parques, plazas y jardines, y el Plan de rehabilitación ecosocial de viviendas, incidiría positivamente en la calidad ambiental, en la salud de las personas, en el empleo y en el gasto municipal.

Ortega no se queda en las palabras, da cifras concretas, "podemos generar a medio plazo cinco mil empleos relacionados con las políticas de movilidad, de parques, de lucha contra la contaminación. Estos empleos reconducirían el crack de la construcción, y asentaría un modelo de ciudad verde muy atractivo para el turismo, con lo que conseguiríamos estancias en más prolongadas en la ciudad, generando un efecto sinérgico en otros sectores, como el de la hostelería y el comercio de proximidad."

Del Distrito Beiro y el Borsalino

Del Distrito Beiro y el Borsalino

Ayer estuvimos en el distrito Beiro, elegimos las zonas de la exposición de proyectos según nos indica la persona del equipo que vive en el barrio. ¿Dónde pasa mucha gente? pues en tal sitio o tal otro. Y ya está.

El mensaje que ayer mandamos en los medios de comunicación trataba de nuestras propuestas en materia de servicios sociales comunitarios, de presupuestos municipales para la equidad y la igualdad, y de empleo necesario a crear en estos sectores.

Lo bueno es que hay muchas personas colaborando en la campaña, mientras unas estaban haciendo el seguimiento del mailing del Cuento de los Garbanzos Valientes (por cierto que en las viñetas de humor de IDEAL, salimos a diario con el asunto del cuento. Soria me dibuja con una caricatura), otras se dedicaban a dar los últimos retoques a la imagen y los medios de campaña, y otras rotaron durante toda la mañana en la mesa informativa. Yo me pasé la mañana a golpe de carrera, convocatoria de prensa, entrevista en La Opinión de Granada, vuelta p´acá, vuelta p´allá.

El barman y propietario del Bar Borsalino, pasó por la mesa informativa, se paró, charló con Ana Rosillo, que es del barrio y se conocen. Oye pasaros luego por allí a tomar una cervecica. Sobre las dos hubo desbandada, nos fuimos al Borsalino Ana, Adelina, Antonia y yo.

Antonio, el del Borsalino, nos agasajó con una sopita de pescado gustosa, unas tortillitas de patatas con pimientos, sus tapas espléndidas y, lo mejor con su simpatía. No quiso cobrarnos, insistimos en que no podía ser así, se empeño, y desistimos por no entablar una guerra. Nada de nada, os he visto a ir comprometerse con Granada y eso en los tiempos que corren tiene mucho mérito. Jó con Antonio, pensé.

Antonio se siente orgulloso de sus gestos solidarios. Todas las semanas colabora con la asociación de mujeres maltratadas sordomudas, y todas las semanas tiene un detalle de solidaridad alimenticia con algún centro de reparto de alimentos.

A Ana le preguntó que en qué número de la lista iba, la sexta como la TV. Le regaló una muñequita rusa de seis piezas.

Cuando nos fuimos le dejamos un puñado de camisetas Corazón Verde, no te metas en ná me dijo, las aceptó porque si no esta vez si que la liamos.

Hubo más detalles y más anécdotas, pero lo mejor es que si vais por allí visitéis el Bar Borsalino. Cuyo barman, Antonio, tiene una tarjeta de presentación en la que se puede leer Famoso en Televisión.

La anécdota con Curro Albayzín

La anécdota con Curro Albayzín

Ayer por la tarde me di un paseito por la Feria del Libro. En la caseta de la librería Sostiene Pereira había un poquito de revuelo. Un gitano alto, con coleta rubia, curtido por la edad, se encontraba esquinado y rodeado. Era Curro Albayzín.

La librera me reconoció, porque es persona activa en la AA.VV del Bajo Albayzín. Nos habíamos visto hacía poco en un rato que eché hace unas semanas con la gente más comprometida del barrio, fue en el Palacio del Almirante, lugar donde se reúnen.

¿Qué pasa? le pregunté, ¿qué es ese lío que tiene "liao" Curro? Es que está firmando su libro, Zambras de Granada.

No lo dudé, deja que le eche un vistazo..., vale me lo quedo, voy a que me lo firme. Curro es simpático, elegante, ligeramente elocuente, un gitano alto con porte egregio.

Me preguntó el nombre. Me siento extraño, me dijo, temo equivocarme yo no soy hombre de letras. Le recordé las palabras que Lorca dirigió a los flamencos (no sé ahora si en general o a alguien en particular), es aproximadamente así: "hay gente con la cultura en la masa de la sangre." Creo que le gustó.

Total que entre comentario y bromas me firmó su libro. Luego me presenté, le dije que estaba en campaña electoral por Los Verdes. Me contó los peligros urbanísticos y ambientales del barrio, me pidió el teléfono, le dí mi tarjeta, la del corazón verde. Yo le conté que me había reunido en alguna ocasión con personas del Valparaiso, entre el Sacromonte y Jesús del Valle y que estábamos con sus luchas.

La anécdota es que durante la charla solté el libro en el mostrador de la caseta. Luego fui a pagarlo, y me llevé en la mano Zambras del Sacromonte (colección de flamenco en editorial Almuzara). Me había alejado unos metros y busque hojeando la dedicatoria. Había desaparecido, un misterio. Volví a la caseta y le digo, oye Curro no encuentro tu dedicatoria, ¿cómo? pues vaya misterio.

Encontramos otro libro entre otros, ese era el mío. "A mi amigo Mario Ortega, que este libro te llene de arte el corazón, con cariño, Curro." Yo mismo me pegué el cambiazo.

Me encanta

Me encanta

Ayer me regalaron la chapa que podéis ver al margen, el equipo creativo hizo 10 para la ocasión. Fue una sorpresa. Me encanta.

Resulta que cada vez que se les ocurre algo, o le dan forma definitiva a una idea, digo "me encanta," vamos a ello. En alguna ocasión no he dicho nada, me dicen, ¿esto no te encanta? No suele ser eso, suele ser que estoy mentalmente pendiente de otra cosa.

Si me gusta mucho la propuesta digo me encanta. Si me gusta más la realización digo me encanta, me encanta. Y si tiene puesta en escena, como en el caso de los vídeos, digo me encanta, me encanta, me encanta.

Así que decidieron obsequiarme por sorpresa con la insignia que veis. ¿Qué creéis que les dije?

Sí eso, genial. ¡Me encaaaantaaaaaaaaa! Guay.

Soy verde, eres verde, SOMOS AHORA

Entrevista en Casa de Locos

Entrevista en Casa de Locos

Casa de Locos una radio viva y diferente que emite desde Santa Fe, que se oye en Granada. Sentido del humor, ambiente distendido, y mucha frescura. Me encontré muy a gusto.

Por las preguntas que me hacía Ricardo Malafama y sus colaboradoras y colaboradores, a su audiencia le interesa saber donde centramos los problemas de la ciudad y el área metropolitana, nuestras propuestas emprenden nuevos caminos. Rutas que a ningún partido de los de siempre les interesan de verdad. Tras las elecciones del 22 de mayo "si te he visto no me acuerdo."

Auditorio bioclimático, cultura, botellón, fiesta de la primavera, gran parque central, movilidad, política de pactos y alianzas, ruptura de la confusión que todavía tienen muchas personas entre IU y Los Verdes (aquí me colé sin que me preguntaran para decir que usan el nombre pero que de verdes nada de nada), ejes peatonales, pacificación de la ciudad, relación de nuestras propuestas con la economía y el empleo.

¿Parece serio verdad? pues no es un programa típico de tertulianos sabiondos, ni centra su interés en el rifirafe y el "y tu más."

Soy Verde, eres Verde, SOMOS AHORA.

Política y desencanto

Política y desencanto

Ayer sábado estuve en el I Congreso Internacional Carta de la Tierra, organizado por el vicedecanato de Cultura y Cooperación de la Facultad de Ciencias de la Educación. Único político invitado, se lo agradezco a la organización y especialmente al profesor Gabriel Carmona. Pensaron en Los Verdes para hablar de ecología política y valores para la esperanza. Una cosa rara sí.

Bueno, la persona que me presentó hizo hincapié en mi faceta de activista, bien es verdad que se lo puse fácil. Pero ¿qué significa el activismo hoy?. Me apresuré a decir que soy un político, sin ninguna vergüenza. Imaginé en voz alta qué pensaban las personas de la sala: "si yo estuviese de ese lado, con la que está cayendo, ¿un tipo que dice que es político?, ¿aquí, en la universidad, rodeado de gente joven que pasa de la política? Debe estar un poco loco. ¿No?"

Pues sí, político, sí. Político Verde. La acción y el compromiso frente a lo que ocurre, ante lo problemático social, económico y ambiental, no puede ser otra cosa que acción política. Toda persona que se implica, en mayor o menor grado, en causas que considera justas es una persona política. Ahí es donde me identifico. Esta es la tesis de Hannah Arendt (La condición humana) y María Zambrano (Persona y democracia). Cuando pasamos a la acción, somos ciudadanos y ciudadanas políticas. Numerosa gente lo hace en organizaciones sociales, es gente de acción, gente política.

Hoy confundimos, y con motivo, la gestión del poder con la política. Esa política gestora de los espacios de poder es la que ha inundado la escena. Esa es la que produce el desafecto, la idea de que todo esta determinado y no se puede hacer nada. El aspecto externo de la desafección política es el desencanto.

El desencanto es un inhibidor de las emociones, un paralizante, bloquea la acción. Contra el desencanto esperanza, la esperanza es lo que nos une con la línea del horizonte.

* Cuadro negro sobre fondo blanco, Kasimir Malevich

Cartelería de campaña

Cartelería de campaña

Antesdeayer, una periodista de Granada Hoy me llamó porque hacía un reportaje sobre la cartelería que los partidos políticos debían retirar al convocarse oficialmente las elecciones de mayo de 2011. Me preguntó que cuántos carteles y vallas teníamos que retirar en Granada, que a cuánto ascendía el coste, y que qué me parecía la medida legal.

Le dije que nuestra campaña era austera y buscaba la eficiencia, que no teníamos que retirar carteles ni vallas, porque no habíamos puesto ninguna. Me pregunté de dónde sacarían la pasta los demás partidos para el despliegue que habían realizado en Granada, me refiero a PSOE, PP, IU y UPyD (por cierto que la gente cree que aquí en Granada se presenta Rosa Díez, lo que da una idea del tipo de partido que es.) La pregunta que me hice era capciosa. Le dije también que las redes sociales y la red eran nuestra ventaja compartiva.

Para mi sorpresa hoy, el amigo Miguel Ríos, que se llama como el rockero pero no es el rockero, me ha enviado las imágenes de la cartelería de Los Verdes con el candidato. Puedes verlas, si tienes facebook pinchando AQUÍ. Arriba verás una muestra, para mi gusto muy chula. Gracias Miguel.

No sé si Miguel leyó el parrafito que el diario Granada Hoy nos dedicó ayer sobre el asunto de los carteles. El único partido a tener en cuenta que no ha puesto ninguno.

Soy Verde, eres Verde, SOMOS AHORA

Juan el de Castañeda se viste del Graná

Juan el de Castañeda se viste del Graná

Hace unas horas el Granada le ha ganado al Betis por 3 a 0. Ya sabéis, yo no soy futbolero, tengo ese defecto. Pero bueno, me alegro con las alegrías.

Hoy estaba en las bodegas Castañeda. Juan, el jefe de cocina, estaba exultante, vestido del Graná. Además acababa de enterarse del resultado. Lo conozco desde hace muchos años, desde que fregaba vasos en las bodegas La Mancha, un lugar de refugio estudiantil donde los bocatas eran ricos y baratos.

Nos hicimos la foto dentro de la barra. El del Graná y yo con la chapa de "De tapas con..."

Me acordé de este párrafo que le dediqué hace años en un artículo para el diario IDEAL. Para mi orgullo, cuelga enmarcado en las paredes de la bodega.

"La carta de cocina caliente y fría de las Castañeda se rige por normas básicas: bueno, bonito y sin trampa en el precio. Tablas, platos y montaos centran el debate para la difícil elección. Su rector es Juan, su estilo es la precisión, la velocidad, el adorno, la capacidad de organización y una simpatía muy granaína."

Enhorabuena a los futboleros y futboleras granaínas. 3 a 0 al Betis, tienen motivos.

Palabras para una Ciudad Comprometida

Palabras para una Ciudad Comprometida

Debo dar las gracias a los organizadores del foro de la ciudad comprometida, y especialmente a Juan Carlos. La verdad que reaccionó muy rápido y nos dio espacio en el tercer foro en cuanto vio que había gente que deseaba que Los Verdes estuviesen representados.

Se avecinan las elecciones municipales, y hay probabilidades de que irrumpa por primera vez en Granada una candidatura de la ecología política. Ya sabéis, soy ecologista por que defiendo la civilización.

Parece mentira. En un momento en que la política (los políticos) está tan denostada, en un momento en que lo que debería ser un ínfimo ruido de fondo, un tiempo de profunda reflexión, dada la trama de crisis que vivimos, en un momento donde el ruido se ha convertido en jauría y griterío en los medios de comunicación de masas, en ese momento se nos empieza a tener en cuenta. Ahí está por ejemplo, el proyecto Equo de Juan López de Uralde, abriéndose paso a escala estatal, este sábado estaré en Madrid con él para darle un impulso desde Andalucía.

Yo creo que por eso hay espacio para la esperanza, la ecología política tiene una obligación hoy: Traducir nuestra racionalidad, nuestro pensamiento crítico, en emociones. Las emociones son el alimento de los avances civilizatorios. Las emociones son contagiosas.

No hay edad para las emociones, no entienden de relojes.

Hoy intervendré en el 3er. Foro de la Ciudad Comprometida, a las 18 horas en la Casa de Los Tiros, C/Pavaneras.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Metomentodo

Metomentodo

En una de Cantinflas estaban dos de pelea callejera, y va el de los calzones caídos y se mete a separar a los bronquistas. Pero bueno, le dice uno, ¿Y a usted quién le ha dado vela en este entierro?, ¿yo?, responde, “pos de puro entrometido que soy.”

Pues eso, yo soy un entrometido, un metomentodo. La política es eso, tener interés por lo que afecta a lo colectivo, y por cómo lo colectivo te afecta a ti. Buscar información contrastada, opinar y proponer. Y si llega el caso comprometerse con un proyecto, con unos ideales. Ah, y para eso no hace falta ser especialista en nada, porque todo el mundo es especialista en sus inquietudes e intereses.

La política es en esencia una actividad social. Es verdad, de la política se han apropiado unos pocos poderosos, y unos muchos interesados. Por eso se ve de mala gana. La política está ahora mas mediatizada que nuca, esto es más manipulada que nunca, más enturbiada que nunca. Y eso es lo que interesa, para que tu te alejes, para romper con su esencia social. Para que ellos se ocupen de ti sin que tu te ocupes de nada.

Por eso, ser metomentodo, ser entrometido, buscar vínculos de connivencia, pensar políticamente no es aburrido, es emocionante. Pero no lo olvides, pensar políticamente es pensar en lo colectivo, en la polis.

Y ahora pensar en la polis es pensar en la cosmópolis y en lo que no tiene voz. Tenemos que hacer compatibles nuestros intereses de ahora con los de las generaciones futuras, la naturaleza, los animales. Es una nueva ética, es la ética de la responsabilidad.

Para eso hay que meterse en todo.

Jesús, el creativo

Jesús, el creativo

Ahí lo veis. Este tipo es Jesús, el creativo del equipo, responsable de imagen de la campaña.

Es un perfeccionista. Cuando sabemos lo que queremos hacer, el qué, el cómo, el cuando y el para qué, se sitúa tras la idea y busca una imagen de calidad. Es lento y rápido. Nunca sabes cuando va a empezar pero siempre termina en el momento oportuno. No le gusta que le metan prisa, las cosas bien hechas requieren ser bien pensadas.

Le llamamos Jess por su alias en facebook que es Jes-sus. Es un todo terreno. Trabaja en equipo, pero con quien más discute es con el dire de campaña. Todo el trabajo de imagen, cartelería, recursos digitales y diseño está en sus manos.

Se vino a Málaga a la presentación de EQUO el 1 de diciembre pasado. Por lo que me cuentan, allí creció su conciencia política.

Para la foto posó con soltura, Fernando Bayona lo captó enseguida, tiene sentido del humor y un toque irónico que sorprende.

Su pasión es la música eléctronica, ha pinchado y pincha en Madrid y Granada. Su afición de disk jey la ejercita por puro gusto. Si lo ves en algún cartel, no te lo pierdas.

Para terminar diré que tiene una hija preciosa.

Un trocito de queso para un festín

Un trocito de queso para un festín

La película “El infierno de odio”, de Akira Kurosawa, comienza con una escena, hablo de memoria, en la que los altos directivos de una empresa de fabricación de zapatos en Japón discuten sobre la calidad final. Las posiciones se contraponen. La vieja generación se resiste a utilizar materiales de menor calidad, en tanto la nueva, que se impone, argumenta que para vender más zapatos y mantener el incremento de la producción es necesario que estos se rompan transcurrido un tiempo. La escena no define el tema central, el director la usa para contextualizar  la época y el ambiente. Años 50. Japón crece aceleradamente y la desigualdad se incrementa.

El modelo capitalista necesita del crecimiento permanente, ilimitado. Crecimiento es aquí siempre crecimiento de capital acumulado. La obsolescencia programada es el conjunto de técnicas y medios que hacen que los productos de consumo, tangibles o intangibles, tengan una vida limitada, incluso independientemente de su nivel de uso. Las cosas materiales o inmateriales dejan de servir transcurrido un tiempo.

Así se alimenta la necesidad de seguir consumiendo. Ropa de usar y tirar, tecnologías informáticas que cambian a velocidad de vértigo, música de consumo de temporada, vivienda, turismo voraz. Nada se escapa a la táctica de programar la durabilidad de las mercancías. Es un proceso que retroalimenta una patología de nuestra época, la ansiedad por consumir por poseer, por estar a la última.

El daño es muy grave. La tierra tiene límites biofísicos. Es imposible el crecimiento infinito, es dañino actuar a favor de la irreversibilidad de los procesos.

¿Hay otra forma de vivir? ¿podemos vivir bien rompiendo esta dinámica asesina? Podemos vivir mejor. Todo pasa por desmaterializar la economía productiva. Todo pasa por producir valor. Social, cultural, ambiental, educativo, sanitario,... El precio es consecuencia del marco legal, es consecuencia de las reglas de juego del mercado. Y las reglas del juego las imponen los dueños del capital.

Necesitamos una economía verde que disminuya los insumos, que cierre los ciclos de materia, que use las renovables. Metamorfosis, simbiogénesis y biomimesis. Esto además da trabajo.

Cuentan del filósofo Epicuro que uno de sus alumnos iba a emprender un viaje y le preguntó que qué le traía como regalo. Le respondió, tráeme un trocito de queso para que me dé un festín.

Sin pedigrí

Sin pedigrí

Un diputado granadino en las Cortes Generales tuvo hace dos días unas palabras que no considero un desliz, si no una forma de mirar la política, de entender el poder.

El Sr. Manuel Pezzi Cereto, un eterno de la política granadina, cuando aparece es para vender el humo que le proporcionan sus amistades interministeriales, dijo algo así como que no se puede admitir que en el asunto de la llegada del AVE a la ciudad y la estación intermodal, opine o intervenga gente "sin pedigrí."

Lo hizo en alusión a unas declaraciones del presidente de AGRAFT (Asociación Granadina de Amigos del Ferrocarril y el Tranvía), en las que pedía sensatez en el debate sobre la estación y los terrenos, y que una vez definidas políticamente las directrices y los objetivos, se pasase a manos de expertos sin pedigrí la solución técnica. La metáfora era perfecta, pues aludía a gentes independendientes del poder.

Carlos, a quien conozco porque la asociación que preside apoya la integración de la intermodal en un pulmún verde, tal y como la define la Plataforma por el Gran Parque Central del Milenio en Renfe, (ya nos da igual que se llame del milenio, en alusión a la celebración en 2013 del milenario de la ciudad zirí, o que se llame sencillamente Gran Parque Central,) Carlos, digo, es un expertísimo en materia de ferrocarriles. Pero, ¡ah! le falta el pedigrí, un carnet que aquí te piden, que significa pertenecer a la herencia de lo reaccionario o lo rancio, o pertenecer al entorno del PSOE, donde se está trasmitiendo el poder de padres a hijos (y aquí no digo madres e hijas, por que lo dicho es más certero.)

Para el diputado eterno, el pedigrí debe de tener que ver con la fidelidad a su partido o con la fidelidad a los encargos de su partido, (el diseño de la estación se lo encargaron a Moneo a dedo y por sorpresa), o tal vez con las endogamias de su partido, una endogamia que en Granada y Andalucía ya va para muchos años.

Aludir al pedigrí en política, es lo mismo que decir usted no sabe con quien está hablando, o usted no sabe de lo que habla.

Yo estoy a gusto con no tener pedigrí político. Me siento más libre.

Un Rap a Ritmo de Rap

Un Rap a Ritmo de Rap

Si no conoces el Rap de Los Verdes, ahí lo tienes. Estaba pensando en actualizarle la letra. Lo oigo, han pasado dos años por él y sigue vigente. Lo dejaremos como está.

Ah, una cosa antes que nada. El rap tiene autoría pero está hecho para compartir, así que no tengáis miedo de los inspectores de la SGAE, ni de la ministra Sinde, compartidlo todo lo que podáis.

Este rap tiene una pequeña historia. Estaba pensando en la campaña de las elecciones autonómicas andaluzas de 2008. La idea se me ocurrió dando un paseo. En cuanto llegué a casa me puse a escribir la letra. Me salió en dos sesiones breves, esa noche y a la mañana siguiente.

Tenía la letra, pero ni soy músico, ni se de rap. Vamos que mi fuerte no es un fino oído, ni distinguir un do de un mí. Así que me vi solo con un papelito. En esas me encontraba cuando por casualidad me encontré a la amiga Adelina. Ella es lingüista. Oye Adelina, tengo un rap en el bolsillo. ¿Te han dado un cambio en muchas monedas? No no, tengo escrito un rap, échale un vistazo ¿quieres? Mándamelo por mail, dijo. Vale.

Me lo devolvió impecable, un trazo por aquí, otro rumbo por allá, unos toques mágicos. Guay dije ha quedado de p... m...

Ya tenía la letra, eso creía, me faltaba todo lo demás. Las o los raperos, la música, la grabación, el estudio para la grabación. O sea, lo que tenía era practicamente nada.

Y entonces llegó el golpe de fortuna. Fui a encargar a una imprenta unas cosillas, y hablando con el jefe, le digo tengo un rap en el bolsillo. Aquí trabaja conmigo un rapero. Preséntamelo. Se llama Claudio, de nombre artístico Mc Claud.

Yo necesitaba el rap en dos semanas. En seguida dijo que sí, pero que en dos semanas no podía hacer algo bien hecho. Era un perfeccionista. Me costó cuatro días convencerlo de que lo hicieran en dos semanas. Dijo, bueno veremos que podemos hacer. Lo hicieron en diez días. 4 + 10, dos semanas.

Lo bordaron, el grupo se llama Ajuste de Letras, y vaya que si le ajustaron la letra, más de la mitad es suya, de todo lo demás también son los autores.

Carta a los Reyes Magos

Carta a los Reyes Magos

El secreto consiste en ordenar cada día el mundo para nuestro asombro.

 Alfonso Sánchez Ferrajón

 

... La geometría orgánica de la rosa y su perfume. La línea del horizonte marino. El tigre en la madrugada selvática. Un bosque de cerezos en flor bajo la luz de la luna. La lluvia tras los cristales en una tarde sin tiempo. La fuerza del rayo que hace añicos el cielo. El orden cósmico de los átomos del cuarzo. Una gacela que te mira de perfil. Las nubes con forma de salamandra. El enlace covalente dibujado con tiza antigua en una pizarra negra según la teoría de los orbitales moleculares.

Los pájaros que vuelan en bandadas organizados en punta de flecha. Las mariposas que se parecen al espíritu de los ángeles. El rumor del agua cristalina sobre los cantos rodados. El olor de los pucheros de barro cociendo a fuego lento. El loco que llevamos dentro. El color azul de las sales de cobre. El experimento de Michelson-Morley. Un tablero de ajedrez donde las negras han sacrificado un caballo para ganar en cuatro jugadas dando jaque mate con un peón mientras el alfil lo envidia desde la otra esquina del tablero.

Un caballo blanco que galopa sobre la espuma del mar. El cero y el infinito. Un delfín. La Garotta de Ipanema en la versión de Stan Getz. El fulgor de la nieve que arde al atardecer. La jauría de las estrellas. La cal anaranjada de los cortijos andaluces al sol de poniente. El olor de la tierra llovida. La danza del trigo bajo la melodía del viento. La gramática que nos une cuando las palabras son diestras. La dignidad de los perdedores. La maternidad. La risa y el llanto. Las palabras con las que escribo. El ser derrotado por el sueño.

Los barcos de vela. La aerodinámica del tiburón. Los sonidos negros del flamenco. La memoria arcaica de los cuentos infantiles. La sorpresa de una estrella fugaz. La piel del melocotón. Los ojos de mi niña que parecen dos cristales. La estrecha colaboración de las abejas y las flores. La danza del ADN cromosómico durante la división mitótica. Una hoja que cae dulcemente desgajada por el tiempo. Einstein jugando como un niño. La sombra de los árboles sobre los bancos de una plazoleta donde una joven solitaria tiene un libro abierto entre las manos.

El grillo del atardecer y el gallo en la madrugada. La seda y el lino que vaporizan el aire. Un piano de cola abierto por el costado mostrando las entrañas de la música que alberga en la sala inmensa de un museo vacío. La luz solar que atraviesa las acacias en verano. El caribe imaginario de Gabriel García Márquez. La estructura tridimensional compleja de la hemoglobina. Los acantilados. La dinámica imprecisa de la llama y sus colores. El frescor de los zaguanes a las cinco de la tarde. La curvatura de la hipérbola en la página 115 de un libro de matemáticas con las hojas amarillentas. El miedo de los valientes y la valentía de los cobardes.

La evocación que nos asalta como perfume de la memoria...

2011, será cañero

2011, será cañero

Por Granada merece la pena dar caña. Ahí me veis junto al mar, con un caña, esta mañana del 1 de enero de 2011. Un mar que está muy cerca de Granada y al que no se puede llegar en tren.

Granada podría ser la Berlín del sur. Suena grandilocuente, ya. Berlín tendrá próximamente una alcaldesa verde, eso dicen las encuestas. Y Granada, uf, mucho me temo que seguirá teniendo un alcalde azul oscuro. Total, han sido años de obras por obras, han sido ocho años de hormigón, granito y alquitrán. A su electorado le encantaba. "Este alcalde," decían, "por lo menos hace algo."

Y es que antes hubo un tripartito. PSOE, IU, PA, se repartieron el ayuntamiento como una tarta y hala, cada uno a lo suyo. O mejor, a los suyos. Visión global de ciudad, cero patatero. Los primeros indolentes, los segundos a sostener el aparato del partido y a gestionar parques y jardines, y el tercero a dilapidar el presupuesto de cultura, turismo y deportes.

Granada necesita un cambio de rumbo. La insostenibilidad económica, social y ambiental campa ya a sus anchas. Aventuro un crack municipal tras las elecciones municipales de mayo. Esta gente que gobierna es incapaz de gestionar el presupuesto público, mirando por lo público, con parámetros de eficiencia. Han entregado todas las plusvalías de los servicios municipales a grandes corporaciones. Las empresas de aquí se convierten en meras subalternas de las grandes. A esto se le llama expolio. Han entregado el suelo y el subsuelo público en concesiones, y han gastado el dinero alegremente.

Mientras la burbuja inmobiliaria explotaba o no, el expolio no se notaba, cada quien recibía sus migajas. También los paniaguados de la localidad, así, boquita cerrada, y a lo mío.

Y la Junta qué, pues la Junta nada de nada, cuatro palabritas finas, como decía Carlos Cano. Un metro caóticamente planificado, en concesión al astro rey de PP Torres. Un Algarrobico granadino, el Nevada. Un milenio de la ciudad que ha quedado en fuegos artificiales. Una Caja Granada expoliada por negligencia del todo Granada (ya sabéis, los del pacto del Saray). Bueno, salvo las migajas para el Centro Lorca y el final de fiesta con la asunción de las competencias del museo Guerrero, menos mal.

La política en las administraciones tiene la obligación de crear las condiciones de posibilidad para que haya actividad productiva. Y aquí solo hay hostelería y semana santa. Y menos mal que está la herencia árabe de la Alhambra y el Albayzín, al que le duela que se aguante, aquí solo produce lo que se hizo en época medieval.

Entre tanto 28% de desempleo, 40% de desempleo juvenil, desigualdad de trato entre el luminoso centro y los barrios, servicios sociales abandonados, transporte público peor que hace 20 años, el indicador de zonas verdes por los suelos, menos árboles, más humo, más ruido, los deportes privatizados y caros, la cultura de pandereta e incienso, la juventud criminalizada, la gestión de los residuos nefasta, Emasagra vendiéndonos el agua de Sierra Nevada y con su domicilio social radicado en Cataluña. Los comercios de barrio defendiéndose como pueden de los más de 700.000 metros cuadros de grandes superficies que han invadido la vega metropolitana. Más del 30% de los pisos vacíos, y la gente teniendo que irse al extrarradio, el patrimonio histórico y cultural en venta o desamparado. Suma y sigue.

Que hay motivos para dar caña, ya se ve. Que daré caña, no os quepa duda. 2011, un año cañero.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

En el Altillo por bulerías

En el Altillo por bulerías

Este miércoles pasado, Juan, del bar El Altillo, me invitó para el medio día porque quería celebrar la entrada de la navidad. Llegué pasadas las 3 de la tarde. Aquello estaba lleno hasta los topes.

Además de Ana Pilar, la simpática camarera habitual, estaban de refuerzo la hermana de Juan y otra chica. Repartían bebidas y tapas. Las tapas de El Altillo tienen un toque de distinción, decoradas sin barroquismo, elegantes y contundentes.

Por cierto, la carpa, en la que presentamos las fotos que Fernando Bayona realizó del equipo de campaña, es un préstamo del alma máter de El Altillo. Tomo ahí café con tostada de pan de pueblo, que lleva lino, muy a menudo. Me llevo bien con Juan, es un tipo simpático y sensible, también con Ana Pilar, que le da la réplica cinematográfica.

Bueno, a lo que voy. El Altillo se llama así porque tiene un altillo. Desde la barra se oía un soniquete de flamenco, cantes rumberos, palmas y bailoteo. Los pies se me iban. ¿No subes? me dijo Ana Pilar. Ya te digo que si subí.

En cuanto vi el panorama me senté mezclado con el corro de gitanos y payos que no paraban de cantar y tocar un tema tras otro. Mucha rumba tipo Chichos y Chunguitos, mucha alegría, mucho buen rollo.

Yo no sé ni "cantá", ni "bailá", ni "tocá" la guitarra, pero me puede todo lo que huela a flamenco, aunque sea de lejos. Tras una hora, lo menos, dale que te pego al ritmo y a las palmas, uno de los gitanos se arrancó por bulerías. No puede más y salté como un resorte para el remate. Ea, me eché un bailecito. Hacía años que no la liaba parda. Después todo el grupo bajó "pa" bajo, y me volví a marcar un par de golpes de rumba.

Gracias a Juan, de apellido Orgaz, por cedernos la carpa y por el buen rato de fiesta en El Altillo.

Está en C/ Profesor Orozco 7. Un lugar donde sentirse como en casa y siempre acompañado. Desgustando, tanto una amplia y variable selecion de vinos, como una cocina a la vista, interactuando hasta donde tú quieras con una amplia selección de productos naturales y ecológicos.

* En la foto Ana Pilar y Juan Orgaz.

Un blog bien posicionado

Un blog bien posicionado

Conocí a Pedro A. Fructuoso por facebook. Ya mismo cambiamos la letra del "Pedro Navaja", y quien sepa cantar que cante "el facebook te da sorpresas, sorpresas te da el feisbuk." Acentúese la u de buk. Pedro se unió a la causa de la defensa de los derechos de los animales y contra los espectáculos taurinos cruentos en Andalucía.

Es informático de sistemas, una prueba de que para poner la ética de la vida en el centro no es necesario ser de biológicas, medioambientales o similar.

Se ha unido al equipo de campaña, lo hizo con cautela. Pronto descubrimos su ironía, su sentido del humor y su genio informático. En pocos días ha relacionado mi perfil facebook con tuenti, twitter, menéame, y yo no sé que más. Ya se lo he dicho, siento vértigo y temo caerme de la red sin red.

Está trabajando la web del candidato, será rompedora conceptualmente. Cuando me dijo la idea que tenía, respondí: - Es genial, me encanta, la quiero ya.

Pero lo que más me ha alucinado como usuario de la web, es que ha conseguido que si se pica mi nombre en google, salga este blog el primero de la lista. Creo que se llama posicionamiento web.

Me gusta pensar que es magia potagia, aunque sepa que es ciencia y técnica.

Esto me ha recordado un párrafo del primer libro que leí de Joseph Conrad, "El espejo del mar". Lo he buscado porque hace muchos años que le doblé la esquina a la página:

"Ahora bien, el lado moral de una industria, productivo o improductivo, el aspecto ideal y redentor de este ganarse la vida, consiste en la consecución y mantenimiento de la mayor pericia posible por parte de sus artesanos. Tal pericia, la pericia de la técnica, es más que honradez; es algo más amplio, un sentimiento elevado y claro, no enteramente utilitario, que abarca la honradez, la gracia y la regla y que podría llamarse el honor del trabajo. Está compuesto de tradición acumulada, lo mantien vivo el orgullo individual, lo hace exacto la opinión profesional, y, como a las artes más nobles, lo estimula y sostiene el elogio competente."

Queda dicho.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres